Ruta de la Lana

Si la ruta de la seda pasa por Asia, la ruta de la lana pasa por algunos de mis destinos viajeros favoritos. Os cuento.. Ya estoy de vuelta. Como buena woolhunter, estas vacaciones he ido a Eslovaquia. Buscaba lanas y también inspiración para los próximos talleres de Lalanalú.
tienda-eslovakia-proprietarias-lalanalu
Primera parada de la ruta de la lana: Bratislava. Si visitáis la capital eslovaca, os recomiendo pasar por Vlna na predaj. Esta tienda tan singular se encuentra en el centro de la ciudad. La reconoceréis por un ovillo gigante colgado en la puerta. Es el símbolo internacional para las que, como yo, seas las adictas a la lana. Allí encontraréis a Paulina, su dueña, y a Lenka su dependienta. Hablan un inglés perfecto y os atenderán de maravilla. Salí de la tienda de cargada con cinco ovillos y con las agujas a punto. Sí, aunque mi trabajo/amor sea Lalanalú también me gusta comprar material cuando vale verdaderamente la pena.

tienda-eslovakia-lalanalu

Con mi bolsa de labores llena, me fui a pasar unos días a Smizany, la segunda parada de la ruta lalanalunera. Al pie del parque natural Slovenský Raj, vive parte de mi familia. Es un lugar muy especial para mí. Pude ver rebaños de ovejas paciendo, mientras practicaba uno de mis deportes favoritos: tejer como si no hubiera un mañana. Así somos las adictas a la lana.

lana-milan-lalanalu
Tercera parada: Milán, la capital europea de la moda. En este caso, no me hizo falta visitar tiendas porque la lana vino a mí. Las calles estaban decoradas con ovillos enormes para celebrar “The Camping for the Wool”. Todo un espectáculo.
Entre ovillo.y ovillo he estado tejiendo, preparando patrones e investigando nuevas técnicas tejeriles… Si os gustó la trenza eslovaca, preparaos para la nueva temporada: de Eslovaquia ha llegado un avión cargado de ideas lalanaluneras. ¿Agujas preparadas?
milan-fiesta-de-la-lana-lalanalu
Eva

Estamos en modo otoño

En Lalanalú, ya estamos pensando en el otoño. En menos que se deshace un ovillo, volverán los colores beige, burdeos, mostaza, violeta y turquesa. También los tonos neutros, grisáceos y marrones.

Ahora es el mejor momento para reciclar restos de lana y tejer zapatillas, cojines, mantas de grannies o complementos para nuestras mascotas. Septiembre también es el mes de preparar nuestro hogar tejiendo acogedoras alfombras y mantas para recibir el frío. Es la época del año más lalanalunera, ideal para lucir fulares, chales, calcetines y jerseys tejidos con lanas suaves y finas, en colores cálidos e intensos, combinados entre sí o en prendas monocromas.

Estamos en modo otoño. Por eso, nos hemos inspirado en cuellos de punto, frutos secos y hojarasca para crear un moodboard. Nuestra paleta de motivos y colores para los patrones de la próxima temporada.