Camiseta para ganchilleras al estilo Lalanalú

Dicen que las cosas no son siempre blancas o negras. Pero en nuestro mundo, en el de los hilos y las lanas, te decantas por una opción con total convencimiento. ¿Punto de media o ganchillo? Yo soy de las que me siento cómoda con el ganchillo en la mano. La facilidad que ofrece para crear formas en estilo libre hace que no tenga dudas. Además, con el paso del tiempo mi pasión se ha hecho mayor.  Cuanto más tejo, entiendo mejor su estructura y veo cómo es posible crear prendas destacando sus características.

 

 

 

 

Hoy quiero compartir contigo mi última creación: una camiseta muy lalanalunera. Su realización es tan sencilla, que no te explicaré el patrón punto por punto. Simplemente, te daré las instrucciones necesarias para que puedas hacerla cómo te de la lana.

¡Vamos al hilo! Yo me decidí por Cumbria de Pascuali, una sedosa mezcla 60% algodón Pima y 40 % viscosa de bambú. Es la combinación perfecta. ¿Por qué? Tiene la suavidad, el brillo y la caída de la viscosa de bambú y el cuerpo del algodón que necesita la camiseta. Se trabaja muy rápido y muy a gusto. Por si a ti también te sirve de ayuda, utilicé un ganchillo de 3.5 mm. Pero cuidado con la tensión: este hilo tiende a ceder. 

 

 

Siento debilidad por las camisetas. Es una prenda fresca y ligera, ideal para llevar en primavera y verano. Tenía ganas de probar nuevas formas de crear, sin complicaciones, con las mínimas costuras y remates posibles. Por eso, ideé un modelo muy fácil de tejer y de adaptar a cualquier talla, ancho y largo. Es tan fácil, que sólo necesitas unas pautas básicas para que lo hagas tú tranquilamente en tu casa. ¡Puedes descargar el patrón aquí!

 

Espero que te guste y que te animes a compartir con nosotras el resultado en las redes sociales. Si tú también eres de ganchillo, ¡bienvenida al club!

 

Kiara

Para estar a la última, mira a tu alrededor

Ya sabes, nosotras somos de tejer lo que nos da la lana. Pero, de vez en cuando, también nos encanta inspirarnos en los looks de la temporada. Esas tendencias que se ven y no solo en las pasarelas pueden ser toda una revelación. Los tejidos dan alas a nuestra imaginación, los de alta costura pero también el street look e incluso en las novedades en decoración y arquitectura. En cualquier lugar, basta con fijarse un poco, vivimos rodeadas de formas, colores y texturas. ¡Son toda una inspiración!

Ya hace algún tiempo que el ganchillo está de moda otra vez. Esta primavera vemos muchas prendas tejidas con punto de red, liso o mezclado con otros puntos más tupidos en colores sólidos. Así que tejer camisetas, tops o vestidos con puntos calados a ganchillo o punto de media es tendencia total. Para estar a la última, te recomendamos utilizar hilos ligeros como la seda Madragoa o la mezcla de algodón, lino y ortiga Nepal. Con ellas verás que es fácil dar rienda suelta a las texturas y colores.

 

Puntos calados, vía trendencias.com

Otra tendencia que ha vuelto, y nos tiene locas de amor, son los lunares. Tanto a ganchillo como a punto de media, se pueden aplicar de distintas maneras en tus prendas y complementos. Puedes tejer los lunares con punto red, hacer jacquard o tapestry, combinar puntos que creen la ilusión óptica de lunares o ¡incluso bordarlos! Puedes trabajar con los tradicionales colores negro, blanco o beige. Si quieres darle un punto de color y alegría, utiliza una base neutra con lunares en colores vibrantes. Para realizar complementos en petit point con un look vintage, lo mejor es el algodón 100% Regata o Trama.

 

Lunares, vía trendencias.com

El color neutro es el nuevo negro. Arena, nude, piedra, kaki, beige, marrón topo o el tono que prefieras y el nombre que le des. Para gustos, los colores. Los neutros son ideales para todo el año, pero durante las estaciones más calurosas resultan perfectos porque son colores frescos que combinan con todo y no fallan nunca. Decídete por una chaqueta ligera, un chal, una falda o una camiseta, las posibilidades son muchas. Un diseño limpio con puntos lisos o mezclado con calados o trenzas es una opción perfecta. Las fibras naturales ofrecen una gran gama de colores neutros como la seda bourette Soft Silk o el lino Alfama.

 

Netros, vía trendencias.com

Hablando de color, hay un trío que marca tendencia en las prendas y también en la decoración. Es el formado por mostaza, rosado y verde turquesa. Seguro ya habrás visto miles de imágenes por Pinterest e Instagram con esta paleta de colores. ¡Y la verdad es que resulta irresistible! Un bolso o un chaleco con flecos en color blocking es una manera de integrar esta tendencia a tus proyectos. Teje a lo grande con el algodón Bouquet o los vibrantes colores de Cumbria, mezcla de algodón con viscosa de bambú.

 

Color blocking, vía Ikea

Las plantas y papeles pintados con estampados de vegetación vienen tomando fuerza desde el año pasado. Si te inspiras en estas imágenes, hay dos maneras básicas de adaptarlas a las prendas de ganchillo o punto de media. La más fácil es combinar colores utilizando tonos de verdes mezclados con colores predominantes en las flores como el amarillo, rojo, rosa o naranja en prendas fluidas. También puedes ser todavía más directa con esta tendencia y aplicar puntos con motivos de hojas o flores en tu labor. Para estar en sintonía con la naturaleza, teje complementos con Rafia o Yute, y para las prendas algodón reciclado Re-Jeans.

 

Papel pintado, vía Pinterest

Lo que nunca pasa de moda, es tejer en cualquier estación del año. Existen proyectos para todas y fibras para gustos y colores. Si tienes dudas sobre el tipo de hilo ideal para tu proyecto, no dudes en preguntarnos. Consúltanos cualquier duda y te informaremos sobre nuestras clases personalizadas. Verás que estar a la última es fácil y que aprender es siempre un buen fondo de armario. Picasso, que siempre estaba a la última, decía: Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando.

El bolso a tu medida, vayas dónde vayas

Las llaves, la cartera, mi pintalabios preferido… por supuesto, mi última labor de ganchillo y unas cuantas cosas más. Me gusta llevar todo eso conmigo, así que soy de bolsos grandes. Especialmente si voy a la playa, me cuesta ir ligera de equipaje. Así que estoy encantada con la idea de hacer un bolso tipo saco, ideal para ir al parque o la playa sea primavera o en verano.

Este patrón tan lanalunero vio la luz y muchas caras amigas en uno de los talleres que hacemos en el centro cívico de Vil·la Urània, en Barcelona. Después del éxito de su presentación, hemos decidido compartir el patrón.

 

 

 

Para tejer el bolso utilicé el algodón 100% de Trama, porque es un hilo resistente al peso, agua y al tiempo. Tiene mucha variedad de colores y se teje súper bien, ideal para todos los niveles. Elegí el color crudo y un poquito de azul claro para el cuerpo del bolso. Para realizar las asas, me decidí por dos trozos de cuerda pero se podría sustituir por tiras de cuero o polipiel, o incluso tejerlas a ganchillo con punto bajo. Cuanto más grande sea el bolso, más ancho debe ser el asa. Así no te molestará si eres de las mías y te gusta llevar de todo contigo.

La medida del bolso se puede cambiar. Yo la hice de talla mediana, mide 25 x 28 cm aproximadamente. Es perfecta para llevar un pareo, una bolsa de labores pequeña, un neceser, estuche de gafas y una botella de agua, que nunca se sabe cuándo apretará el calor o la sed. Pero es un patrón muy sencillo y puedes adaptarlo a tu gusto y necesidades. Una alumna se decidió por un modelo algo más pequeño y con asas integradas y ¡quedó monísimo!

 

 

Descarga el patrón el patrón y ten en cuenta que si tu hilo, ganchillo o tensión es distinto que el mío, el resultado será distinto y tendrás que adaptar echando más o menos vueltas. Adapta tu versión y enséñanosla, vayas dónde vayas. Nos encantará saber cómo la prefieres. ¿Más ancha, con las asas más largas, igualita que la mía?

 

 

Fibra a fibra, nuevos hilos de temporada

Fibra de la buena, es lo que necesitas esta temporada. Acaba de llegar a Lalanalú para cambiar tus hábitos tejeriles. Son nuevas marcas y calidades de colores y grosores para todos los gustos: Japansk Bomuld, lino, seda, yute, rafia, algodones y mezclas. Con ellas podrás hacer lo que te dé la lana. Además, renovamos fondo de armario. Tenemos los colores de temporada de tus ovillos favoritos. Te lo vamos a poner pero que muy fácil con hilos diseñados según el tipo proyectos: chales y complementos, amigurumis, calcetines y objetos decorativos. Vamos a contárselo con fibras y sin señales.

¡Damos la bienvenida a Isager! Es una marca danesa especializada en fibras naturales de alta calidad. Nos estrenamos con un algodón muy lalanalunero: el Japansk Bomulld. Se trata de un hilo plano, parecido a una cinta, que se produce en Japón. Su tacto recuerda al lino, pero el resultado es un tejido mucho más estructurado y original. Se presenta en forma de ovillo de 50 g (315 m) y resulta ideal para tejer con agujas de entre 3 y 8 mm. Con Japansk Bomuld podrás tejer tops, camisetas y chaquetas de verano con puntos calados. Si lo combinas con Mohair, obtendrás el combo perfecto de entretiempo. La suavidad y calidez del mohair junto con el aspecto fresco y con cuerpo del Japansk Bomuld hacen que sea una mezcla súper lalanalunera para tus proyectos de primavera.

 

Para no perder el hilo, vamos al lino. Esta año, apostamos por Alfama de Rosários 4, lino 100% (50 g, 125 m) para tejer con agujas entre 3.5 y 5 mm. Las características principales de esta fibra vegetal, quizá ya lo sepas, son su ligereza, frescura e impermeabilidad y su tacto levemente rústico. Con este hilo, puedes tejer todo tipo de prendas y complementos para niños a partir de 6 años y adultos. Puedes elegir entre los tonos neutros, típicos de esta fibra o, si lo prefieres, por los colores más vivos y primaverales. Como siempre, ¡haz lo que te dé la lana!

 

 

Si lo que buscas es un tejido muy suave y agradable al tacto, tu nuevo hilo de cabecera es Madragoa de Rosários 4, seda salvaje 100%, creado a partir de bourettes (las borras o restos de capullos de las mariposas). Cada ovillo contiene 50 g (200 m) y tiene el grosor fingering. Es ideal para tejer camisetas, tops, chales o chaquetas finas. Como la seda se adapta a la temperatura del cuerpo, las piezas realizadas con Madragoa te acompañarán los 365 días del año.

 

 

Y no te hacemos esperar más. Es el turno de la fibra estrella de la temporada: algodón a mogollón. Llegan los colores de temporada de Bio Love, Regata Bouquet para que elijas el grosor que te dé la lana. Si te apetece tejer con texturas, Re-Jeans de Pascuali de grosor DK, creado a partir de tejanos reciclados, te ofrece un ligero jaspeado.

 

 

 

Pero, sin duda, la gran novedad es Amigomira de Rosários 4 diseñado especialmente para crear amigurumis. La amplia paleta de los ovillos de 20 g te permitirá crear muñecos muy lalanaluneros. Además, podrás combinarlo con los hilos Regata y Bairro Alto para realizar complementos.

 

¿Que lo tuyo son los calcetines? Tenemos justo lo que necesitas: lo último de Schachenmayr. Esta marca de hilatura reconocida internacionalmente por sus hilos Regia es perfecta para tejer calcetines. Esta temporada, nuestro gran descubrimiento ha sido la mezcla perfecta de algodón, poliéster y poliamida. Regia Cotton Tutti Frutti existe en 6 colores, inspirados en frutas tropicales, que te robarán el corazón. Con un solo ovillo podrás tejer un par de calcetines bien lalanalunero. Prepárate para darle a las agujas y estrenar calcetines en primavera y verano.

 

Y, para tejer complementos, este año te ofrecemos pura fibra 100% vegetal: Yute de Trap-Art y Rafia. La rafia es ideal para tejer sombreros, bolsos, cestos y cojines. El yute al ser más rústico es más adecuado para bases de bolsos, manteles individuales, cestos y otros objetos decorativos.

 

 

 

Si aún te quedan dudas, pásate por la tienda-taller o consúltanos a través de las redes o en nuestro chat online. Lo tenemos todo a punto para que disfrutes de la primavera lalanalunera dándole a las agujas sin parar. Apúntate a descubrir la nueva fibra de la buena.

Día Mundial de Tejer en público: Un manojo de Zannias para el Amihortigurumi

Ya queda muy poco para disfrutar de uno de nuestros días favoritos del año. Se acerca el Día Mundial de Tejer en Público, o como le llaman el inglés World Wide Knitting in Public Day (WWKIPDAY).

 

De nuevo, desde Lalanalú nos hemos unido a la iniciativa de La Galeria de Vil·la Urània para celebrar esta fecha. En esta ocasión, con la imaginación que les caracteriza, han ideado el Amihortigurumi. ¿Qué significa esta palabra con algo de rural y mucho de técnica japonesa? Que nos llevan a huerto o, mejor dicho, que vamos a traer el huerto a la ciudad. ¿Te animas a crear una instalación colectiva de hortalizas? Solo tienes que animarte a tejer frutas y verduras amigurumi para este divertido evento.

 

Si lo tuyo es el ganchillo y siempre soñaste con eso de cultivar un huerto, apúntate a la cita. Ahora las dos cosas son compatibles. Te esperamos el sábado, 1 de junio, en Plaça Molina de 11 a 13 h. Para ayudarte con la cosecha, hemos creado el patrón de una zanahoria amigurumi.

 

 

Tejer una hortaliza amigurumi ha sido todo un reto y nos ha encantado, casi tanto como las frutas y verduras. Parece que todo lo que tenga fibra nos entusiasma. Estas zanahorias tienen, además, una historia detrás. Son el origen y la inspiración para crear el patrón Zannia

 

Hace un par de años que compro en el Mercat de Pagès de L’Hospitalet. Es un lugar perfecto porque los agricultores ofrecen allí hortalizas frescas, de proximidad y sin intermediarios. Además queda muy cerca de mi casa. En este mercado fue donde vi por primera vez zanahorias moradas y el vendedor me contó su curiosa historia.

 

En el año 3.000 a. C. nada menos, unos campesinos cultivaban zanahorias de color morado en el corazón de Asia, en un lugar que hoy conocemos como Afganistán. Desde allí, y como tantas otras especies, sus semillas se extendieron por todo el mundo. Miles años más tarde, a través de la Ruta de la Seda, llegó hasta las islas Baleares y Catalunya. En aquel momento, nuestros antepasados cultivaron zanahorias de colores blanco, amarillo y verde. ¿Por qué ahora solo las encontramos de color naranja? Por una razón que seguro que no imaginabas. Se impusieron en el siglo XVI de la mano de los campesinos de los Países Bajos. Ellos crearon esta variedad tan conocida actualmente en honor a la corona de Orange. A partir de entonces, la zanahoria morada dejó de comercializarse y su producción quedó relegada al consumo propio de las familias campesinas. 

 

Actualmente y gracias a los agricultores, la zanahoria morada ha regresado a nuestros mercados. Con el auge de los productos Km 0, se han recuperado muchas variedades de frutas y verduras que habían caído en el olvido. Desde que conozco la historia, siempre que puedo, me llevo un manojo en la cesta. Si me conoces, sabrás que me gusta apoyar el pequeño comercio. Es importante comprar con sentido, sensibilidad y sostenibilidad. Además, su sabor convence tanto como su curiosa historia. A mí, como tienen un punto más dulce que las naranjas, me encanta hacerlas al horno. Son deliciosas. Te invito a probarlas y también a tejer un buen manojo para el Amihortigurumi.

 

 

El amigurumi Zannia es nuestro pequeño homenaje a este tubérculo. También es una forma de volver a la raíz (nunca mejor dicho) de tejer en comunidad en la calle, como hacían las mujeres tradicionalmente.

 

Si quieres participar en el concurso de Amihortigurumi, envía tu Zannia al Centro Cívico de Vil·la Urània (c/ Saragossa, 29 – 08006 Barcelona) antes del sábado 25 de mayo. Puedes hacer tantas como te dé la lana. Los amigurumis más creativos y bien acabados, recibirán su premio el sábado, 1 de junio, en Plaça Molina. Todos los amigurumis del Amihortogurumi se expondrán en el vestíbulo del Centro Cívico de Vil·la Urània durante la semana textil, del 1 al 8 de junio.


Si prefieres ir a tu ritmo, no te preocupes, tráelo a Plaça Molina para exponerlo mientras tejes. Anímate a participar montando la instalación y practicar un poco de Urban Knitting Gardening para celebrar el día. Espero que te dejes llevar al huerto, merecerá la pena. ¡Nos vemos el 1 de junio con un buen manojo de amigurumis!

Eva

 

 

PATRÓN AMIGURUMI ZANNIA

 

 

Material:

Hilo de algodón de grosor sport de colores morado y verde (Recomendamos Regata o Amigomira de Rosários 4 o Trama de Limol). 

Ganchillo de 3 mm 

Hilo de bordar 

Aguja lanera

 

Abreviaturas

p – punto

cad – cadeneta

PR – punto raso

PB – punto bajo

 

Instrucciones:

 

Cuerpo: Raíz principal

Empezamos con un anillo mágico en hilo de color morado (6 p).

De 1ª a 2ª vueltas: 1 PB en cada punto.

3ª vuelta: 2 PB en cada punto (12 p).

De 4ª a 17ª vueltas: 1 p en cada punto (12 p).

 18ª vuelta: 1 disminución en cada punto (6 p).

 

Tallo

Cambio de color. Pasamos al verde:

19ª vuelta: 1 PB en cada punto (6 p).

 

Hojas

* Teje 1 PR y tejemos 15 cad, (3 PR , 2 cad). Repite hasta el final de la vuelta.

Repite esta operación hasta obtener las 6 hojas.

 

Acabado

Para un buen acabado, esconde los cabos y borda los detalles con hilos de bordar.

Si quieres darle un punto más realista, deja unos hilos sueltos en la base. Así parecerá una zanahoria recién recolectada. 

 

También puedes tejer tu propio manojo de Zannias, aprovechando restos de hilos en distintos tonos de morados y verdes. Haz tantas zanahorias como te dé la lana. ¡En la variedad está el gusto!

Casal infantil de verano 2019

Lo estabas esperando. ¡Vuelve el Casal infantil de verano de Lalanalú! Un año más, la tienda-taller se transforma en un espacio lúdico para los Pequelús. Apunta la fecha porque será del 25 de junio y hasta el 26 de julio. Si en tu familia hay un o una artista en potencia, no lo dudes. Haz que este verano viva una experiencia única e irrepetible. La prueba del algodón no engaña: muchas familias repiten.

Llevamos más de 4 años dando clases personalizadas a peques a partir de 7 años. Durante este tiempo, hemos ganado mucha experiencia y sabemos qué tipo de actividades estimulan a los niños y niñas. Disponemos de una amplia variedad de proyectos y recursos para que puedan desarrollar todo su potencial: psicomotricidad y libertad creativa. A través de actividades lúdicas guiadas, exploran el mundo de la artesanía, del color y las texturas en proyectos adaptados a sus necesidades y a las tuyas.

 

 

Durante las vacaciones, sus hábitos y horarios cambian, y ellos tienen muchas ganas de jugar y divertirse. Como requieren de toda nuestra atención, sólo aceptamos un máximo de 5 niños por día. Así nos podemos adaptar a las necesidades de cada uno.

También nos adaptamos a ti. Puedes apuntar a tu peque por mañanas o por semanas. El horario del Casal es de lunes a jueves de 9 a 13 h. Los proyectos finalizan durante el mismo día o durante la misma semana. El objetivo es combinar proyectos que se complementan entre sí, como teñir lanas con tintes alimentarios, ovillarlas y tejer una prenda, un complemento o lo que les dé la lana. Así conocen, valoran y disfrutan de cada paso del proceso. Lo más importante, crean algo desde 0 con sus propias manos. Entre todos, convertimos cada actividad en un gran reto, en una pequeña gran obra de arte.

 

 

En las actividades de nuestro programa se iniciarán en el arte de tejer con los dedos, con los brazos, a ganchillo y a punto de media. También tendremos en cuenta artes textiles como la costura, el bordado, el telar o la estampación. Además de las técnicas tradicionales, se iniciarán en el collage, practicarán el upcycling o el trabajo con la arcilla. No se trata tanto de dominar los aspectos técnicos, como de dotar a los Pequelús de herramientas para que den rienda suelta a su imaginación y pongan en valor su destreza manual. Proponemos proyectos de manualidades ajustados a su edad para que aprendan las bases y tengan opciones para elegir aquellos que les hagan más ilusión.

 

Si aún no conoces el espacio, estaremos encantadas en recibirte de lunes a sábado en nuestros horarios habituales. Puedes hacer la reserva presencialmente o de forma online a través de este link (activar link). Si tienes cualquier duda, escríbenos un email hola@lalanalu.com, llámanos a 931 64 65 59 o envíanos un WhatsApp a 693 813 179. Inscribe ya a tus peques en el Casal más creativo de la ciudad. En Lalanalú encontrarán diversión y artesanía cada día. Descubrirán al artista que llevan dentro.

¿Chal o chal? Triangular, sí o sí.

¿Cuántas decisiones tomamos cada día? A veces parece que el mundo está divido: ¿Eres más de perros que de gatos? ¿Vino o cerveza? ¿Naranja o limón? ¿De cabeza o corazón? ¿A punto o a ganchillo?

 

Si no dudas o si no te conformas con una sola elección, tú también tienes alma lalanalunera. No hay que darle más vueltas. ¿Por qué quedarse con la mitad si puedes tener el doble? Atención a este post, te vamos a dar las recetas básicas para tejer tu chal ideal: un chal triangular a ganchillo y también a punto de media. ¡El doble de bueno!

 

 

Pero tenemos que avisarte, Lalanalú. No se trata de un patrón, sino unas directrices muy simples para hacer lo que te dé la lana. Es una receta lalanalunera para que puedas adaptarla a todo tipo de puntos y añadir texturas o acabados para crear el chal perfecto.

 

El objetivo es crear un chal triangular básico, comenzando por el cuerpo con muy pocos puntos e ir aumentando hasta tejer el chal del tamaño idóneo. ¡Empezamos!

 

Receta básica para crear un chal triangular a punto de media:

 

Agujas: Lo mejor es tejerlo con agujas circulares. También puedes usar unas rectas, pero no verás cómo queda hasta que cierres todos los puntos.

Hilo: Al ser una receta básica, funciona con cualquier lana y el número de agujas que elijas.

 

¿Comenzamos?

– Monta 3 puntos.

– Aumenta tejiendo delante y detrás del primer punto. Echa una hebra, coloca un marcador, hecha otra hebra y aumenta el último punto tejiendo delante y detrás del punto. Termina con 5 puntos.

– Teje una vuelta del revés.

– Aumenta tejiendo delante y detrás del primer punto. Teje del derecho hasta el marcador, echa una hebra, pasa el marcador, teje un punto del derecho, pasa el marcador, echa otra hebra, teje del derecho hasta que quede un punto y aumenta el último punto tejiéndolo por delante y por detrás.

– Teje una vuelta del revés.

– Repite estas dos vueltas hasta obtener el tamaño que te dé la lana.

Acabado: Para que los puntos no queden tirantes, te recomendamos cerrarlo con un número de aguja mayor.

 

 

 

Receta básica para crear un chal triangular a ganchillo:

 

Hilo y ganchillo: Puedes utilizar cualquier lana y grosor de ganchillo. ¡Tú decides!

 

¿Comenzamos?

– Teje 4 cadenetas y ciérralas con un punto raso. Obtendrás un aro que será el inicio del chal. Echa 3 cadenetas al aire, 1 punto alto pinchando en el aro, 2 cadenetas en el aire, y haz 2 puntos altos pinchando en el aro, 2 cadenetas al aire, 2 puntos altos otra vez en el aro, 2 cadeneta al aire, y otros 2 puntos altos en el aro. Terminarás la primera vuelta con 8 puntos altos.

 

 

– Teje 3 cadenetas al aire y gira la labor, teje 1 punto alto en el mismo punto de la base de la cadeneta. 1 punto alto en el seguiente punto. Teje 1 punto alto en el hueco entre el primer y el segundo puntos, teje 1 punto alto en cada punto hasta el hueco central (donde en la vuelta anterior has tejido las dos cadenetas) pinchando en el hueco teje 2 puntos altos, 3 cadenetas, 2 puntos altos y continúa con un punto alto en cada punto hasta el final de la vuelta. En el hueco creado entre el penúltimo y último punto teje 1 punto alto, 1 punto alto en cada punto hasta el final y 2 puntos altos en el último punto.

 

– Repite la secuencia empezando con 3 cadenetas al aire y 1 punto alto en el mismo punto, sigue con 1 punto alto en cada punto. En el hueco central teje 2 puntos altos, 3 cadenetas en el aire y 2 puntos altos. Sigue tejiendo 1 punto alto en cada punto, finalizando con 2 puntos altos en el último punto de la vuelta.

 

Acabado: Puedes añadirle ondas, flecos o dejarlo tal cual. Ya sabes… ¡Haz lo que te dé la lana!

 

 

Seas como seas, de ganchillo o fan del punto de media, estas recetas básicas te servirán como punto de partida de muchos chales triangulares. También puedes experimentar con las técnicas. Decídete por una o por las dos. El jueves 14 de febrero, de 18 a 20 h, daremos un taller gratuito en Vil·a Urània. Inscríbete aquí y no te quedes sin tu plaza. También puedes apuntarte a las clases personalizas en Lalanalú hasta que le cojas el punto. No le des más vueltas. Ganchillo o punto de media, sí o sí. Chal, sí o sí.

En busca de tu pareja ideal de agujas circulares intercambiables

Hablemos de amor. Desde que descubrí que podía tejer prendas sin costuras, me enamoré perdidamente de las agujas circulares. Me encantan porque con ellas puedo hacer lo que me dé la lana. Sobre todo con las ChiaoGoo. Te voy a contar la historia de cómo encontré mi pareja ideal.

 

Mi idilio lalanalunero con las circulares empezó mucho antes de abrir Lalanalú. Pero no hay amor sin emoción. En aquella época, me topé con un pequeño problema: no disfrutaba tejiendo con Magic Loop. Aunque esta técnica permite tejer prendas de diámetro pequeño, como calcetines y mangas, en un cable largo, no terminaba de convencerme. Sin embargo, me propuse continuar siendo fiel a las circulares. Hasta que ellas aparecieron en mi vida: las agujas circulares intercambiables ChiaoGoo de 5 y 8 cm. ¡Por fin podía tejer mangas de ropita para bebé sin Magic Loop!

 

 

Reconozco que al principio no fue fácil. Fue uno de esos amores que requieren un poquito de adaptación. Me sentía algo torpe. Para tener un poco más de apoyo, colocaba la aguja de 8 cm en la mano derecha y la de 5 cm en la izquierda. Pero, mi Lalanalú: combinar dos tamaños de aguja no tiene precio. ¿Te imaginas que puedes ajustar los diámetros de tu tejido sobre la marcha y cuando te dé la lana? Te da una sensación de libertad difícil de explicar con palabras.

 

Agujas fijas cortas Knit Red

 

Las agujas de 5 y 8 cm son una maravilla. Están disponibles en números pequeños y resultan ideales para tejer con lanas de finas. Las encontrarás en la tienda en las medidas de 1.75 al 3.25 mm y funcionan con los cables mini de ChiaGoo. Cuando las pruebes, no habrá vuelta atrás y te olvidarás de todas las otras.

 

Estuche Shorties Chiao Goo

 

 

He de confesar que mi gran debilidad son las agujas de 10 cm: el top de las circulares. Su tamaño resulta perfecto y muy cómodo. Puedo tejer gorros, incluso mangas de jerséis de tallas de adulto, sin Magic Loop. ¡Qué liberación! Son muy versátiles y existen en todos los tamaños. Y dependiendo del grosor de la aguja, funcionan con un cable u otro. Sólo tendrás que encontrar el tuyo.

 

¿Prefieres unas agujas un poco más largas, que ofrezcan más apoyo a la hora de tejer? Las de 13 cm son la pareja perfecta. Están disponibles en todos los números y son tan cómodas que podrás tejer desde el cuerpo de un jersey hasta una manta.

 

 

Espero que algún día tú también, como yo, encuentres pareja perfecta. Anímate a descubrir ese par de agujas ideal para hacer lo que te dé la lana. ¡Mucho love!

 

Eva

En ganchillo, no hay error sin solución. Tres trucos lalanaluneros.

¿Has empezado un nuevo proyecto de ganchillo? ¿O quieres aprender esta técnica? Quizá al empezar a tejer te resultará difícil identificar los puntos. Puede que dudes sobre dónde insertar el ganchillo o cómo tejer el siguiente punto. Cuanto más practiques, más fácil será. Para ayudarte, te vamos a explicar los tres errores que solemos cometer y cómo evitarlos. Así tu labor quedará perfecta y no tendrás que deshacer ni un solo punto.

 

 

1. Cadeneta torcida:

Empezamos por lo más básico. Una de las maneras de tejer labores circulares como cuellos, bolsos, estuches, gorros y jerséis de abajo hacia arriba es comenzando con una cadeneta unida por los extremos. Al unir cadenetas, especialmente si son largas, pueden quedar giradas y que tengas que deshacer toda la vuelta para arreglarlas.

 

¿Solución?

Cuando tengas la largura deseada, desliza la cadeneta entre el dedo gordo y el índice y comprueba que esté girada hacia ti. Al llegar al final, haz un punto raso en uno de los extremos. ¡La cadeneta siempre debe estar girada hacia fuera!

 

 

 

Truco lalanalunero:

Si tienes entre manos una pieza muy larga, teje la primera vuelta con la cadeneta abierta y une el primer y el último puntos con uno raso. De esta manera, te quedará una pequeña abertura entre esos dos puntos y podrás coserla con una aguja lanera.

 

 

 

2. Cómo encontrar el primer y último puntos:

Si estás tejiendo una pieza rectangular y al terminarla parece un triángulo o un trapecio es porque te has saltado o has tejido dos veces en el primer o último punto de cada vuelta.

 

¿Solución?

No existe una única forma de tejer el primer punto. Pero lo mejor es tejer igual en una misma labor. Como regla general, después de tejer las cadenetas según el punto utilizado (1 para punto bajo, 2 para punto medio alto y 3 para punto alto), empiezas a tejer en el segundo punto de la vuelta anterior, ya que las cadenetas sustituyen el primer punto. Para finalizar, ten en cuenta que el último punto es la cadeneta y puede costar un poco identificarlo. ¡Pero ahí está! Sólo tienes que encontrarlo.

 

 

 

 

Truco lalanalunero:

Recuerda el número de puntos de cada vuelta. Haz recuento cada 2 o 3 vueltas y así mantendrás siempre recto tu tejido.

 

 

3. Tensión x ganchillo:

La tensión es una cuestión de tacto y hay que encontrarle el punto. Es importante adaptar la medida del ganchillo a tu hilo para obtener la tensión adecuada. Un chal demasiado apretado puede resultar un tejido rígido y un macetero demasiado blando nunca mantendrá su estructura.

 

¿Solución?

La tensión correcta es la que se adapta a tu proyecto y a tu gusto. Cada persona tiene una tensión distinta y puede variar en una misma labor según el estrés. Ten en cuenta que los tejidos hechos a ganchillo suelen ser algo más rígidos que el punto de media. Como norma, el tejido debe ser flexible y agradable al tacto. Si tu proyecto sea una prenda o un complemento, evita que tenga una trama demasiado abierta.

 

Truco lalanalunero:

Teje una muestra antes de empezar tu proyecto. Teje muestras de 10 cm x 10 cm del hilo elegido con ganchillos de 1 mm mayor o menor de lo recomendado. Así encontrarás el punto de tensión que necesita tu labor.

 

 

 

Ahora que ya sabes cómo solucionar los errores básicos de ganchillo, ¡haz lo que te dé la lana! Lo peor que puede pasar es que tengas que deshacer un par de vueltas y volver a empezar. Con el ganchillo, siempre es posible aprender de los errores.

Empieza la cuenta atrás para el próximo Barcelona Knits

Todavía con las emociones a flor de piel por la primera edición de Barcelona Knits. Aún recordando a todas esas personas maravillosas que pudimos conocer. Con la sonrisa que persiste en la cara al pensar en aquellas grandes talleristas. Con los ojos llenos de lanas bonitas. Con todo eso y más, nos lanzamos a organizar el próximo Barcelona Knits. Con dos palabras en la cabeza: más y mejor.

Empieza la cuenta atrás para Barcelona Knits 2ª edición. Apunta en tu agenda si te apasiona tejer, porque te queremos cerca. La nueva cita se celebrará los días 16 y 17 del mes de noviembre, un sábado y un domingo por todo lo alto. La sede del evento se traslada al centro de la ciudad, junto al mar. El WTC Barcelona será el escenario que albergue esta vez un evento que volverá a ser el punto de encuentro de tejedoras y tejedores de todo el mundo.

 

1ª edición de Barcelona Knits

 

El éxito de la primera edición de Barcelona Knits nos impulsa a organizar, aún con más ilusión, es nuevo gran encuentro de diseñadores, indie dyers y personas que comparten una misma afición por las lanas.

La nueva edición de Barcelona Knits mantendrá la esencia de la primera. Contará con un espacio dedicado a expositores de lanas hiladas, teñidas a mano, y pequeños productores nacionales y internacionales. Además, tampoco faltarán las publicaciones y los complementos para tejedores de todas las tallas.

Con el bagaje de la pasada edición, nos estamos preparando para mejorar tu experiencia en la feria de lanas de Barcelona. Divulgaremos con más antelación la programación así como la fecha de venta de talleres y entradas para que tengas todo listo para el momento. Os hemos leído y escuchado a través de las redes sociales porque queremos que el fin de semana del 16 y 17 de noviembre vuelva a ser memorable.

 

 

 

ChileKnitz

Así que nos embarcamos en esta nueva aventura más cerca del mar. Nos trasladaremos al WTC Barcelona, un complejo con características únicas. Su local de más de 800m2, un espacio diáfano y luminoso en el centro de la ciudad, es un lugar perfecto para disfrutar tejiendo con vistas al mar.

El recinto es de fácil acceso (Muelle de Barcelona s/n) y está a orillas del Mediterráneo. Se encuentra a solo 5 minutos de la plaza Colón, al final de Las Ramblas, y a 15 minutos de Plaza Catalunya. Es la zona central de la ciudad, una área llena de vida, actividades de ocio, hoteles y restaurantes, y de los principales puntos históricos de la ciudad.

 

 

Al encontrarse en el centro de la ciudad, El WTC Barcelona está muy bien comunicado. Podrás llegar al local en autobús, metro (L2 y L3 – Drassanes y Paral·lel), en coche o moto. Su localización es también perfecta si te desplazas a Barcelona también en tren o avión.

Empezamos la nueva y segunda aventura. Aún nos queda mucho por delante, pero os iremos informando desde Lalanalú y Barcelona Knits sobre las novedades y participantes de esta edición. No quedes sin tu plaza y suscríbete a la newsletter de Barcelona Knits.

La cuenta atrás ha empezado, todo está listo para embarcarse de nuevo en Barcelona Knits. ¡Te esperamos!