La filosofía DIY de Katie Jones

Seguro que conoces a Indiana Jones, seguramente te suena Tom Jones y, si eres fan del ganchillo, quizá has oído hablar de Katie Jones. Su nombre va asociado a un estilo irreverente, original y divertido. A nosotras nos entusiasma esta diseñadora inglesa. Cada una de sus colecciones cuenta una historia y nos invita a viajar en el tiempo a universos lalanaluneros. El hilo conductor de sus creaciones son los colores con fuertes contrastes, el juego de texturas y su compromiso con un mundo sostenible.

 

Bridal 2017, vía katiejonesknit.co.uk

 

Katie Jones, vía Instagram @katiejonesknit

 

Katie Jones se graduó en la prestigiosa escuela Central Saint Martins y ganó el premio Selfridges Bright New Things Award 2016. Sus diseños han dado la vuelta al mundo. Han aparecido publicados en periódicos y revistas internacionales de gran prestigio como Vogue, The Telegraph, The Guardian, Inside Crochet, Dazed and Confused, entre otras. Cuando su fama creció, las tiendas de lujo se empezaron a rifar sus prendas. Pero el alto coste de mantener la calidad de la confección artesanal y la producción local y su práctica del consumo consciente han llevado a Katie Jones a darle una vuelta a su marca.

En su nueva colección están muy presentes sus orígenes. Desde pequeña, Katie aprendió de su abuela a crear forma, vida y belleza a partir de la nada. Esto y su experiencia en el mundo de la moda de alta costura quedan reflejados en la nueva colección que lanzará el próximo año. Su nombre es DIY (háztelo tu mismo), toda una declaración de intenciones. Si quieres un avance, puedes crear tú misma una de sus piezas. Eso sí, tendrás que viajar a sur de Inglaterra.

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Katie y su madre, Annie, organizan un evento llamado Great Make Escape para vivir una experiencia DIY en Sussex. Parece toda una escapada eso de vivir un sábado o un fin de semana de talleres en una casa ecológica situada en medio del bosque. Allí enseñan a crear un accesorio y una de las prendas de su nueva colección DIY con técnicas de ganchillo, punto de media, bordado y macramé.

Pero no todo es alta costura. Katie también imparte workshops para crear adornos de Navidad muy lalanaluneros. Seguro que a ti también, como a nosotras, estos talleres te han hecho pensar: ¿por qué comprar ropa o adornos navideños pudiéndolos hacer? Así que estamos dispuestas a darle a las agujas más que nunca ahora que ha llegado el frío. Y Katie Jones ha pasado a ocupar un lugar privilegiado en el podio de nuestros Jones preferidos, justo al lado de Harrison y Tom. ¡Viva el DIY!

 

 

HOT TEA: del graffiti a los hilos

Érase una vez un graffitero muy lalanalunero que vivía en Minneapolis (EE UU). Después de pasar cuatro veces por el calabozo, cambió los botes de espray por las agujas y la tinta por los hilos. Se llama Eric Rieger, pero seguramente lo conoces por su tag HOT TEA, que significa literalmente “té caliente”. Resulta curioso que esta bebida tan común en el mundo tejeril se haya convertido en su nombre artístico. Vamos a conocer mejor su historia. ¿Nos acompañas mientras tiramos del hilo?

 

Hot Tea, vía @hotxtea

 

Seasame Street, vía @hotxtea

Su abuela le enseñó a tejer cuando era pequeño. Como solo hablaba castellano, convirtieron el punto de media en un lenguaje para “charlar” al calor de una taza de té. Cuando ella murió, Eric tomó el relevo para crear letras en 3D y estructuras geométricas con hilos. Empezó a practicar el yarnbombing, jugando con las palabras hot tea, que colgaba por las calles en parques, puentes y mobiliario urbano de su ciudad. Cada acción se transformaba así en un momento para pensar y hablar con su abuela, como si estuviese tomando ese té que evocan sus obras.

Con el tiempo, su arte urbano ha evolucionado pero el mensaje se mantiene. HOT TEA utiliza los hilos para trazar líneas y conectar puntos hasta crear estructuras efímeras. Así crea figuras y planos geométricos, donde dibuja y escribe con stencil y espray. El hilo conductor de sus obras es la familia, un tejido de relaciones humanas que lo atraviesan todo. Las líneas, como las personas, se cruzan creando lazos y puntos de conexión. Para realizar sus instalaciones necesita unas cuantas horas, centenares de ovillos de colores, litros de pintura y mucha paciencia. Como le encanta viajar, sus coloridas obras pueden sorprenderte en cualquier lugar: cruzando una pasarela peatonal de Los Ángeles, en una playa de Hawai, en el puente de Williamsburg de Nueva York, en la Sydney Opera House de Australia, en museos como el de Philbrook o el San Diego Museum of Art y en centros comerciales como el Mall of America en Miami o el espacio Galeria Melissa Sao Paulo.

The collector, vía @hotxtea

 

Williamsburg Hotel, vía @hotxtea

 

William, vía @hotxtea

 

Yarn bombing, vía @hotxtea

 

Hot Tea, vía @hotxtea

 

Hot Tea, vía @hotxtea

Nos encanta HOT TEA porque teje ese lenguaje universal, que no sabe de generaciones y siempre reivindicamos en Lalanalú. Nosotras, que más que milenials nos consideramos la quinta del perlé, sabemos que detrás de todo tejedor siempre hay una madre, una tía o una abuela. Ellas, como la abuela de HOT TEA, nos han pasado el relevo, las agujas y la pasión por la lana. Hagamos de cada punto, un té y de cada labor, un homenaje.

 

Kiara

 

Grafitti yarn art, vía @hotxtea