Si lo tuyo es el punto: Patrón de echarpe Leftie

Kiara os recomendó hace poco el chal CamWool para las aficionadas al ganchillo. Así que he pensado que ahora me toca a mí. Para cambiar, quiero proponer tejer un echarpe a punto de media. Se trata, nada más y nada menos, que del patrón Leftie de Martina Behm. Te voy a contar un secreto: lo descubrí gracias a una de nuestras alumnas lalanaluneras. Después de ver su resultado, me picó el gusanillo. Compré el patrón en Raverly y me puse manos a las agujas. Y desde entonces, no me lo quito de encima.

 

Patrón Leftie de Martina Behm

 

Patrón Leftie de Martina Behm

 

Para empezar, el patrón del echarpe está traducido al castellano. Está muy bien explicado y resulta tan fácil de seguir que es apto hasta para principiantes. Sin embargo, no lo recomiendo como primer proyecto. Como se realiza a punto bobo, puede ocupar el segundo o tercer puesto de tu lista. Tiene alguna que otra vuelta corta y hay que hacer aumentos y disminuciones para crear las hojas. Pero una vez tejidas las primeras, el resto es tejer y disfrutar.

Para la base, elegí dos madejas de Colori de BC Garn en color beige. Su composición de 55% lana, 25% lino y 20% seda es ideal para tejer chales por la buena definición del punto en los acabados. Como Martina Behm lo diseñó con el objetivo de aprovechar restos de lanas para la creación de las hojas, seguí su propuesta y utilicé parte de una Zauberball 100 rojo de Schoppel Wolle. La combinación fue todo un acierto: el degradado de rosa claro a rojo intenso de las hojas me tiene enamorada y la combinación con el beige es sencillamente perfecta para esta época del año.

 

Kit echarpe Leftie

 

Zauberball 100

 

El echarpe Leftie me gusta tanto, que se ha convertido en uno de mis accesorios favoritos. Me encanta su forma de triángulo asimétrico. Al envolverme en él, sus rayas discretas y terminadas en hojas de colores contrastan con el azul de mi abrigo. Además, no pesa ni ocupa espacio en el bolso. Todo un puntazo.

Si te animas a tejer tu propio echarpe, en Lalanalú encontrarás el Kit Leftie, con el patrón y los ovillos necesarios. Como siempre, puedes elegir la combinación de colores que prefieras. Así ya que no tienes excusa, seas de ganchillo o de punto de media. En Lalanalú, tenemos una de chal y otra de echarpe. Para que puedas decidir y hagas lo que te dé la lana.

La combinación perfecta: Patrón chal & Camwool

La diva de las fibras ya está en Lalanalú. Si hace unas semanas recibíamos a la reina del crochet, ahora acaba de llegar una fibra triunfadora: CamWool de Rosários 4. Es una mezcla única de pelo de camello bebé y lana merino extra fina.

Hace ya tiempo que en Lalanalú queríamos tener fibra de camello bebé. Es tan cálida como la alpaca, pero fina como la cachemira. Esta fibra premium se obtiene de hilar el pelo que cae de las crías durante las semanas de muda. Suele mezclarse con otras fibras porque es muy escasa y costosa. Por eso, su composición contiene un 80% de merino extra fino, la estrella de las lanas.

Para celebrar su llegada como se merece, hemos llegado a un acuerdo muy especial con nuestros proveedores y amigos de Rosários 4. Vamos a compartir contigo un patrón por amor a la lana. Te invitamos a tejer este chal de color rojo teja para disfrutar del otoño a todo ganchillo. Lo hemos traducido al castellano porque queremos que conozcas todas las fibras y calidades. Así, podrás elegir la que te dé la lana.

Este chal es ideal para darle al ganchillo y practicar algunos de los puntos que te hemos enseñado: garbanzo, trenza y picot. Es una combinación perfecta para aprender a crear texturas y dar volumen a tus proyectos. Este nuevo reto lalanalunero te ayudará a seguir avanzando punto a punto. Además, podrás adaptarlo a lanas light fingering y tejer tantos chales como te dé la lana.

Disfruta de esta combinación única: la perfecta fibra CamWool & el patrón de un chal muy lalanalunero.

Kiara

Un patrón por mes: una visita al Hotel of Bees

Empezamos el curso con un reto muy lalanalunero. Cada mes, vamos a tejer un patrón y a contaros todos los detalles punto por punto en el blog. Estrenamos la sección con un chal de ganchillo: el Hotel of Bees” de A Spoonful of Yarn. Así que preparad la bolsa de labores. Nos vamos de viaje… a Normandía.

Hice una búsqueda en Ravelry para calentar agujas. En cuanto vi el patrón de “Hotel of Bees”, no me pude resistir y lo compré. Fue lo que se llama amor a primera lana. Tenía todo lo que me gusta: mezcla de puntos, paleta de colores y un formato nuevo. Hasta ahora, siempre había tejido chales semicirculares o tipo granny terminados en pico. Así que el patrón suponía un reto en toda regla. Por cinco euritos, ¿Qué más se puede pedir? Pues una historia lalanalunera.

 

Hotel of Bees, de Christina Hadderingh. Vía Ravelry
Hotel of Bees, de Christina Hadderingh. Vía Ravelry

Resulta que diseño del chal está inspirado en el Hotel de Las Abejas, una mansión protagonista del libro La luz que no puedes ver de Anthony Doerr. Como introducción, Christina nos pone la miel en la boca con la historia del caserón. Las palabras parecen dar vida a los puntos y nos sumergen en la atmósfera del relato de tal manera que no sabes si ponerte a leer o a tejer:

(…) hace cinco siglos, fue la casa de un acaudalado corsario que decidió abandonar el saqueo de barcos para estudiar a las abejas que vivían en los pastos a las afueras de Saint-Malo; allí fue donde se dedicó a garabatear cuadernos de notas y a comer miel directamente del panal. Los escudos de los dinteles de las puertas aún conservan abejorros tallados en madera de roble, la fuente cubierta por la hiedra en el patio tiene la forma de una colmena. Los favoritos de Werner son los cinco descoloridos frescos que hay en el techo de las habitaciones más lujosas y en los que abejas del tamaño de niños pequeños flotan sobre un telón de fondo azul; zánganos enormes y perezosos y abejas obreras de alas diáfanas. Sobre una bañera hexagonal, una reina solitaria de casi tres metros se curva a lo largo del techo con ojos múltiples y abdomen dorado. [Fragmento del libro original, publicado por Suma.]

Pero no perdamos el punto. El patrón está en inglés, pero vale la pena hacer un pequeño esfuerzo. Por sólo 5 euros, en Raverly o en la tienda de Etsy de A Spoonful of Yarn, te puedes descargar tres archivos en formato PDF: una versión completa con gráficos; otra para imprimir que incluye el texto y fotografías que explican algunos puntos y, por último, un documento con fotografías paso a paso, links para acceder a vídeos y un FAQ (preguntas frecuentes). Yo solo utilicé la versión para imprimir. Las explicaciones de las piezas que conforman el chal son muy claras y sencillas. Al principio me costó un poco comprender la lógica del diseño. Pero luego pude seguirlo sin ningún problema.

Aunque el patrón original está diseñado en tres colores (amarillo, blanco y gris), preferí tejerlo en dos: gris claro y verde oliva. Elegí ovillos Selba de BC Garn por su composición, 50% lana y 50% algodón orgánicos. La mezcla es perfecta para prendas de entretiempo. Tengo que confesaros que me he enamorado de este hilo. Es muy amoroso, no se abre ni se engancha en la aguja y los puntos tejidos tienen mucha definición.

Los distintos puntos del chal recrean panales, abejas, alas y flores. Los motivos se despliegan por toda la prenda como miel sobre hojuelas. Hotel of Bees utiliza puntos bajos, altos y cadenetas trabajados en combinaciones, creando dos tipos de puntos con texturas y distintas secuencias. Cada sección recrea la decoración del hotel. Empieza por las alas tejidas a punto bajo y alto doble, continúa por su colmena de punto red, sigue con las abejas de punto garbanzo y termina con las flores en punto alto y cadeneta.

Como en mis diseños suelo utilizar los puntos de garbanzo y alto doble para crear texturas (o punto trenza como me gusta llamarlo), me sentí muy cómoda. Sólo hay disminuciones en un lateral para crear la forma de un triángulo rectángulo. La verdad es que no podía parar de tejer. El ganchillo iba solo y disfruté tejiendo a toda lana. Lo terminé en una semana.

Quiero que empiece el otoño ya para ponérmelo. Es un proyecto perfecto para estrenar la temporada y una gran inspiración literaria para viajar en el tiempo. Espero que te animes a tejerlo. Pero, cuidado, cuenta la fábula que a un panal de rica miel, las Lalanalús acudieron…. y dos mil chales tejieron….

 

Coge tu sombrero y póntelo, con este patrón

Vamos a la playa, calienta el sol… chi ri bi ri bi po po pom pom… chi ri bi ri bi po po pom pom… es una canción muy antigua, que se llama “María Isabel”. Cuando llega este tiempo, siempre me viene a la cabeza. Cuando voy de camino a la playa, no puedo dejar de tararear el estribillo en bucle. En un ataque de nostalgia, me he dejado llevar por la música para crear el un sombrero playero de ganchillo muy lalanalunero.

El patrón sigue el mismo ritmo de la canción. Es muy fácil de tejer, perfecto para iniciarse en el ganchillo. He elegido Lino de BC Garn, un hilo de lino 100%, muy fresco y resistente para que puedas llevarlo siempre en tu bolsa, a punto para dar un paseo por la playa o protegerte del sol mientras tejes este patrón tan lalanalunero… Chi ri bi ri bi po po pom pom… Y vuelta a empezar. Decarga aquí el patrón.

Necesitarás dos ovillos. Elige dos colores si quieres tejerlo a rayas como el original, o de uno solo si lo prefieres liso. Como te dé la lana.  Aviso a Lalanalús: es la labor del verano, tan pegadiza como el estribillo. Pincha aquí y conoce el Kit sombrero a rayas.

Patrón Bolero lalanalunero

Si me conocéis, sabréis ya que tengo estilo muy personal. Siempre llevo falda y vestidos estampados combinados con medias y rebecas de diferentes colores. Por eso, en cuanto recibimos el algodón Bouquet de Rosários 4, no lo pude resistir y me puse manos a las agujas. Así que he creado el patrón de un bolero muy lalanalunero: una chaqueta torera muy fresquita que combina con todo. A mi estilo y espero que también al vuestro.

Como la gama de colores de Bouquet es tan amplia, es posible elegir el que te dé la lana. A mí me costó decidirme, pero el tono el coral me enamoró. Me encanta porque es alegre, sienta muy bien y es muy fácil de combinar. Lo mejor este hilo de grosor bulky es que se teje súper rápido. En dos tardes, tendrás tu bolero tejido y listo para estrenar. Esta chaqueta lalanalunera es el complemento ideal para los LalanaLooks de verano. Además es muy ligera y no ocupa lugar en la maleta. Con estilo propio, ¿verdad?

 

 

Eva

 

Patrón Bolero lalanalunero

Materiales

2 ovillos de Bouquet de Rosários 4 de tu color favorito

Agujas de 8 mm

Tijeras

Aguja lanera

 

Para comenzar, monta 70 puntos en la aguja y téjelos.

Teje 6 vueltas a punto bobo (siempre del derecho).

A continuación, teje dos pasadas a punto vainilla de la siguiente forma:

Pasa el primer punto sin tejer, introduce la aguja en siguiente punto y echa 3 hebras en la aguja antes de soltarlo. Teje los siguientes puntos de la misma manera.

En la siguiente vuelta, teje del derecho, soltando las hebras de la pasada anterior.

Repite las 6 vueltas de punto bobo y las 2 vueltas a punto vainilla hasta que obtengas el ancho que necesitas para tu chaqueta.

Es importante que termines con 6 pasadas de punto bobo.

Para este bolero tejjí 5 repeticiones y 6 vueltas de punto bobo para finalizar.

Recuerda que al cerrar los puntos, es mejor hacerlos lo más flojos que puedas.

Al terminar de tejer, tendrás un rectángulo: Dóblalo de forma horizontal y cose 10 cm a cada lado. Con estas pequeñas costuras, convertirás el rectángulo en el bolero más lalanalunero del verano.

Para terminar, esconde los hilos con la ayuda de la aguja lanera y ya está lista para estrenar.

 

Patrón Kimono, ¡qué mono!

Uno de los grandes placeres lalanaluneros es estrenar hilos geniales. Nos apetecía hacer algo bonito y compartirlo contigo. Así que te regalamos un patrón para tejer con seda salvaje que te hará decir ¡qué mono el kimono! Esta chaqueta corta abierta es tendencia total esta temporada. Va genial en cualquier ocasión, combina con tus vaqueros preferidos o con algo mucho más formal. Atención, que te contamos de dónde nos ha llegado la inspiración.

Los kimonos no siempre han sido cómo los conocemos ahora. Tradicionalmente, se confeccionaban en tejidos rústicos. Más tarde, las culturas china y coreana fueron las responsables de introducir la seda. A partir de entonces, se convirtieron en prendas elegantes y también muy sensuales. El kimono que hemos creado es una versión muy moderna para uso diario pero que te hará sentir como una auténtica geisha. Se inspira en el diseño en forma de T y en la caída de las telas ligeras y vaporosas. El diseño del kimono lalanalunero mantiene el ancho de las mangas, aunque incorpora unos delicados puntos calados en forma de hojas. Para que sea práctico y versátil, nuestro modelo es un poco más corto de lo habitual. Pero si prefieres tejer uno más largo, sólo tienes que seguir tirando de hilo.

*Fotos realizadas delante de la floristería Flowers’Will

Para estrenar los hilos de seda salvaje, nos hemos decidido por el Tussah Tweed. Una de las grandes cualidades de esta fibra natural es que se adapta a la temperatura corporal. Así que puedes llevar esta prenda multifuncional cuando te dé la lana. Es ideal para combinar con una camiseta de algodón de cuello japonés o tipo barco en primavera, con un top de seda o un vestido de punto en verano o sobre un jersey de lana o de cuello alto en invierno. Es tan ligero y suave al tacto, que se ajusta como una segunda piel.

El patrón del kimono es un diseño exclusivo de Lalanalú, excepto el calado de la pieza central de la espalda. No podemos dar la referencia del diseñador porque ha desaparecido el link de Ravelry y en Pinterest no se menciona la fuente. Pensamos que se trata de un patrón muy reciente o bien forma parte de un libro. Si lo reconoces, envíanos la fuente para poder acreditarla inmediatamente.
Aquí tienes nuestra versión lalanalunera para estrenar hilo y LalanaLook. Una manera muy lalanalunera de empezar el verano. Hemos elegido el color gris porque es muy práctico y sobrio, pero también existen los colores rosa, verde menta, burdeos y azul petróleo. Elige el que te dé la lana y manos al ganchillo. Cuando lo termines, seguro que oirás muchos ¡qué mono! a tu paso.

5 patrones con corazones para San Valentín

¡Hola, corazones! Se acerca San Valentín y nos ponemos en modo amoroso. Yo, como buena barcelonesa, soy más de Sant Jordi. Ya sabéis, con su rosas de ganchillo y sus libros de patrones. El 14 de febrero es un poco, como diría, más comercial. Para mí, el amor se celebra sin horario ni fecha en el calendario… como la pasión que vivimos por la lana, intensamente, cada día en Lalanalú.

Sin embargo, corazones, cualquier excusa es buena para declararse enamorada incondicionalmente del punto o del ganchillo. Por eso, he querido cambiar las flechas de Cupido por unas prácticas agujas de tejer. Así que llevo varios días buscando patrones gratuitos en Ravelry para que triunfe el amor. Aquí tenéis mi particular top 5 de los corazones que me han hecho sentir mariposas en el estómago. Es una selección para que tejáis vuestros regalos valentineros a toda lana.

Para darle emoción, empiezo en plan cuenta atrás. ¡Atención, corazones, que os vais a enamorar!

5. Los calcetines Love Me Knot de Alice Bell son de punto de media y están tejidos con una técnica que crea una ilusión óptica muy lalanalunera. Se miren por donde se miren, se aprecia el estampado de corazones. Para vivir esta aventura tejeril, sólo necesitáis echarle un par de ovillos de colores que contrasten.

Rlane-love-me-knot-ravelry-lalanalu
Proyecto de Rlane, vía Ravelry

4. El gorro Ruby Red Heart Hat de Kristen Ashbaugh-Helmereich tiene unos puntos calados en forma de corazón que os harán sucumbir. Si preferís las relaciones a fuego lento, ésas que empiezan con “solo somos amigos”, podréis tejer poco a poco: Para la primavera estrenaréis gorro y flechazo consolidado.

ruby-red-heart-hat-Kristen-Ashbaugh-Helmreich-lalanalu
Ruby Red Heart Hat de Kristen Ashbaugh-Helmreich, vía Ravelry

3. Si lo vuestro es el ganchillo, un gran candidato es el cuello Madly in Love de Tamara Kelly. Se trabaja con distintos puntos y se remata con unos botones en forma de corazón. Es perfecto para mantener viva la llama de la ilusión sin importar que soplen vientos huracanados.

 

Madly_In_Love_Infinity_Double_Wrapped-lalanalu
Madly In Love de Tamara Kelly, vía Ravelry

 

2. No podían faltar los amigurumis. El patrón Valentin de Anisbee Anisbee es 100% Kawaii. Está escrito en francés, el idioma del amor. Aunque os suene a chino, no os preocupéis. Es muy fácil seguirlo porque se acompaña de unas fotos muy lalanaluneras. En lugar de Cupido, unos conejitos tremendamente amorosos serán los encargados de entregar sus corazones de ganchillo a quien os dé la lana.

Valentin-Anisbee-Anisbee-lalanalu
Valentin de Anisbee Anisbee, vía Ravelry

1. Por último, el patrón que encabeza la lista: el Winged Heart Tattoo. Se trata de un corazón que se deja querer. Parece salido de un tatuaje “Old School”. Aunque Annypurls lo diseñó para su madre, podéis cambiar la leyenda para ganaros a novios, suegras, amantes bandidos o quién os dé la lana. Ya sabéis que el amor da alas al ganchillo.

Winged Heart Tattoo de annypurls, vía Ravelry
Winged Heart Tattoo de Annypurls, vía Ravelry

Recordad, corazones, que los afectos se cultivan día a día. Aunque cualquier excusa sea buena para celebrar San Valentín si nos hace tilín.

Los chales de Aoibhe Ni para iniciarse en el punto tunecino

Un puntazo, así son los patrones de   Aoibhe  Ni.  Su mezcla de técnicas, puntos y calados es tan divertida y original que los proyectos parecen  tejidos a punto de media. Pero que no te engañe la vista. Es punto tunecino lalanalunero del bueno. Si eres de ganchillo y una chalada por los chales como yo, te enamorarás de sus diseños. Te lo digo por experiencia.

 
Llevaba poco tiempo tejiendo en punto tunecino y apenas había practicado. Pero fue ver el chal  De Danann  y sucumbir a su forma rectangular y sus calados geométricos. Me lo compré, no pude evitarlo. Al principio, me dio un poco de miedo lanzarme a un proyecto así. Pero el patrón está muy bien explicado e incluye el link a un vídeo sobre los aumentos y las disminuciones. Una vez dominas la secuencia, los puntos salen solos y avanzas a toda lana.

 

Patrón De Danann, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón De Danann, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón De Danann, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón De Danann, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Bel, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Bel, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Bel, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Bel, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry

Además de los chales, en Ravelry encontrarás patrones de gorros y jerséis.  Aoibhe  no utiliza la típica aguja larga de punto tunecino. Teje a ganchillo tramos cortos, mezclados con puntos bajos. Su técnica facilita mucho realizar prendas grandes y tu muñeca lo agradecerá.

 

Esta diseñadora suele utilizar hilos más bien finos para sus proyectos con ganchillos de entre 3.5 y 5 mm. Si tú también decides probar, te recomiendo las lanas 6 Karat de Schoppel Woolle, Sock & Roll de Ovejita Be! o Selba y Colori de BC Garn. Para gustos, los ovillos.

 

Yo, en cuanto termine el  De  Danann,  empezaré con el chal  Nova.  Lo tengo decidido. Si quieres descubrir diseñadores tan lalanaluneros como  Aoibhe  Ni, te invito a la charla que daremos en  La Galería  de  la  Casa  Sagnier el sábado 4 de febrero, a las 11 h. Es gratuita, pero tienes que reservar tu plaza aquí. Estrenaré mi nuevo chal para que veas lo que se puede lograr navegando por Ravelry y con un ganchillo. ¡Todo un puntazo!

 

Patrón Nova, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Nova, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Nova, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Nova, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Torc, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Torc, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Freyja, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry
Patrón Freyja, by Aoiobhe Ni, vía Ravelry

12 meses, 12 técnicas. Empieza el año con Steek

Uno de nuestros propósitos lalanaluneros para 2017 es tejer más y descubrir nuevas formas de hacerlo. Por eso, estrenamos una nueva sección en el blog: 12 meses, 12 técnicas lalanaluneras. Cada mes, te propondremos un método diferente para que aprendas y experimentes. Empezamos el año con el Steek, una práctica aún desconocida, que va ganando adeptos día a día gracias a Instagram. Puede parecer algo arriesgada, pero no es para tanto. Sólo hay que estar por la labor.

El Steek es una técnica tradicional y una opción perfecta si te gusta tejer prendas de Fair Isle con motivos multicolor. Para piezas circulares, mantenemos la tensión en las hebras de color con las que no estamos trabajando, y punto. Pero si nuestro proyecto es una manta o una chaqueta, tendremos un problema. O no. La solución está en el Steek.

Vamos punto por punto. Tejemos la manta en redondo hasta obtener un gran tubo. Para la  chaqueta, trabajamos como si fuera un jersey, pero añadimos 9 puntos, alternando los colores que estamos utilizando. A continuación, marcamos el lugar de la abertura con un punto del revés en todas las vueltas, creando una especie de canal.

Ahora viene lo complicado. Hay que cortar el tejido de la pieza a sangre fría para convertir el jersey en chaqueta y el tubo, en una manta. Lo haremos por el punto que hemos ido tejiendo del revés. La primera vez que vi a alguien, tijeras en mano, cortando el punto por lo sano, me quedé de una pieza. Pero después de mucho investigar, te garantizo que tu labor será todo un éxito con estos trucos lalanaluneros:

* No todas las lanas son aptas para practicar el Steek. Las más apropiadas son las rústicas, sin tratamiento super wash. Evita las merino extra suaves y los hilos de algodón, así no se te escaparán los puntos.

* Antes de cortar, refuerza los puntos que están cerca del punto de la abertura. Hazlo a mano o a máquina, cómo te dé la lana.

Una vez hayas reforzado el canal y cortado el tejido, levanta los puntos para crear el borde en la manta o las tapetas para la chaqueta. Para rematar la labor, sólo necesitas una cinta de tela y así protegerás los bordes cortados y evitarás que se deteriore con el tiempo.

Esperamos que te guste la idea. Si este mes de enero te decides por el Steek en tus nuevos proyectos lalanaluneros, cuéntanoslo. ¡El próximo mes, otra técnica!

Eva

Pendientes del abeto a ganchillo. Regalo de Navidad

Al fin llegó la LalaNavidad y vamos a celebrarla cómo se merece: a toda lana. Para que el espíritu navideño te acompañe, hemos creado un patrón perfecto para estas fiestas. De comida en comida, de cena en cena, todos estarán pendientes del abeto. Este proyecto es ideal para reducir tu stash, te ayudará a reciclar los restos de lana acumulados durante el año. Los pendientes de abeto son unas auténticas joyas y combinan con todo. Prepara el ganchillo que empezamos, mejor si es a ritmo de villancico:

web-pendiente-puesto-lalanalu

web-pendiente-navidad-lalanalu


Patrón de pendientes abeto a ganchillo

Material
Hilo de algodón verde
Hilo de algodón marrón
Hilo de algodón amarillo
Argollas metálicas
Ganchos para pendientes
Aguja lanera
Ganchillo de 3 mm
Alicate plano
Tijeras

Instrucciones

Tejeremos el abeto completo de arriba abajo. Empezaremos por la copa y terminaremos por el tronco. El punto final será la estrella.
Comenzamos con el color verde.
Anillo mágico de 4 puntos bajos.
Vuelta 1ª: Un punto bajo en cada punto (4 puntos).
Vuelta 2ª:  Dos puntos bajos en cada punto (8 puntos).
Vuelta 3ª: Un punto bajo en cada punto (8 puntos).
Vuelta 4ª: *Dos puntos bajos en el mismo punto, un punto bajo. * Repetimos hasta el final de la vuelta (12 puntos).
Vuelta 5ª: Dos puntos bajos en el mismo punto, un punto bajo, un punto bajo. * Repetimos hasta el final de la vuelta (16 puntos).
Vuelta 6ª: * Dos puntos bajos en el mismo punto, un punto bajo, un punto bajo, un punto bajo*. * Repetimos hasta el final de la vuelta (20 puntos).
Vuelta 7ª: Un punto bajo en cada punto (20 puntos).
 *a partir de ahora, continuamos con las disminuciones.
Vuelta 8ª: Trabajamos en la mitad interior del punto. * Un punto bajo, un punto bajo, un punto bajo, una disminucion. * Repetimos hasta el final de la vuelta (16 puntos)
Vuelta 9: * Un punto bajo, un punto bajo, una disminución. * Repetimos hasta el final de la vuelta.
Vuelta 10ª: Cambiamos al color marrón, y tejiendo en la hebra de fuera, tejemos un punto en cada punto (16 puntos).
Cortamos el hilo y, con ayuda de una aguja lanera, cerramos el tronco envolviendo el hilo por la hebra de dentro del punto.

Para la estrella, tejemos un anillo mágico con 5 puntos bajos separados por dos cadenetas.
Cosemos la estrella en la punta del árbol y rematamos todos los hilos.

Para montar los pendientes, colocamos una argolla con alicates y un gancho para pendiente en cada arbolito. Tus abetos ya estarán listos para brillar esta Navidad. Puedes decorarlos cómo te dé la lana, por ejemplo, poniéndoles cuentas de colores para simular bolas de adorno.

¿Te ha gustado nuestro regalo de Navidad? Esperamos que disfrutes estos días, tejiendo en compañía de los tuyos. Como siempre, nuestra tienda online de lanas estará abierta por si quieres aprovisionarte para los proyectos del año que viene. A partir del 27 de diciembre, te estaremos esperando también en la tienda-taller.


¡Feliz Navidad, Lalanalú!