Ecuaciones y fórmulas matemáticas a punta de ganchillo

Matemáticas y ganchillos, tan diferentes y, sin embargo, con tantos puntos en común. Hace un tiempo, fue publicado un artículo sobre la utilización del ganchillo para mostrar el «espacio hiperbólico» físicamente. Así que, sin salirnos por la tangente, vamos a repasar algunas ecuaciones y fórmulas matemáticas.

Parabolóide hiberbólico, vía di-conexiones.com
Parabolóide hiberbólico, vía di-conexiones.com

Resulta que, en 1997,  Dania Taimina, una matemática de la Universidad de Cornell, tuvo la genial idea de tejer una hipérbola. Era la primera vez en la Historia. Hasta entonces, los matemáticos creían que esta forma geométrica sólo podía ser reproducida en la naturaleza, en los corales o en los fondos marinos. Desde entonces, la habilidosa Dania ha dado numerosas conferencias y hasta ha escrito un libro sobre las relaciones que existen entre la geometría y el ganchillo. Si tienes espíritu científico, te animamos a crear tu propia hipérbola con estos patrones.

daina-taimina-arbol-via 2.bp.blogspot.com-lalanalu
Daina Taimina, vía 2.bp.blogspot.com

Pero Dania no es la única loca por el ganchillo. A partir de su proyecto, otros matemáticos, como el Dr Hinke Osinga y el profesor Bernd Krauskopf de la Universidad de Bristol, se han lanzado a sumar agujas y ecuaciones. Han conseguido tejer a ganchillo la famosa Fórmula de Lorentz sobre los sistemas caóticos y crear un objeto real. Los dos lo han logrado a través de un programa informático, con las instrucciones precisas para poder tejer la famosa ecuación.

via-math.auckland.ac.nz-lalanalu
Dr Hinke Osinga y Professor Bernd Krauskopf, vía math.auckland.ac.nz

Pero no sólo los matemáticos se han aventurado a combinar matemáticas y ganchillo. Sophie Buckley también ha plasmado la conocida Secuencia de Fibonacci con ganchillo para su proyecto de final de carrera.

Sophie Buckley, vía flickrhivemind.net
Sophie Buckley, vía flickrhivemind.net

Cada vez estamos más cerca de envolver el mundo a punta de ganchillo o de crear otros nuevos. Si tiramos del hilo, quién sabe adónde podemos llegar. Pensábamos que el ganchillo era arte y descubrimos que también pueden ser matemáticas.

Elemental, queridas Lalanalús

El puente de la Mercè me fui a buscar lanas a Londres, una de las ciudades más crafty de Europa. Cualquier oportunidad es buena para conocer nuevos artesanos, ir de mercadillos y visitar tiendas de lanas. Elemental, queridas lalanalús.
Estuve en Prick Your Finger, una tienda-taller-galería. En el local tienen ovillos de colores de pura lana inglesa, y, cómo no, una gran variedad de agujas y accesorios. Por si esto fuera poco, también hacen exposiciones de artistas textiles contemporáneos. Me enamoré perdidamente del trabajo de Max. Esta artista teje mariposas muy realistas y las convierte en preciosísimas postales. También crea collares ideales para knitting addicts.
eva-prick-your-finger-lalanalu

interior-prick-your-finger-lalanalu

Además, tuve la oportunidad de conocer a Rachael Matthews, la artífice del proyecto y propietaria de la tienda. Es amor en estado lalanalunero puro. Una vez más los hilos del destino me sorprendieron o, quizá, debería decir las redes. Resulta que ya conocía Lalanalú porque un amigo suyo le había enviado una foto del corazón de ganchillo del escaparate de nuestra tienda-taller. Es muy emocionante comprobar cómo el influjo lalanalunero llega cada vez más lejos. Pero ahora el ovillo está en nuestro tejado. Así que no puedo dejar de recomendaros que visitéis el local si vais a Londres. Os volveréis locas.
animales-prick-your-finger-lalanalu
Aprovechando que lucía el sol, algo poco frecuente en la capital británica, pude dar largos paseos. En el barrio de Shoreditch, visitamos varios pop-ups de artistas y artesanos. Allí encontré a Leto Ariadne, un tejedor nato, que con su telar de pedales crea preciosos pañuelos, fulares y corbatas. Fue muy interesante conocerle y, sobre todo, ver cómo trabajaba hilando sin parar.
leto-ariadne-lalanalu
A modo de souvenir, he traído algunos libros para ampliar la Lalanateca y mejorar la ténica de fair isle, para tejer calcetines y jerseys vintage. Ya veis, fue una escapada corta pero intensa. Estoy deseando volver para seguir investigando como Sherlock.
Eva

Estamos en modo otoño

En Lalanalú, ya estamos pensando en el otoño. En menos que se deshace un ovillo, volverán los colores beige, burdeos, mostaza, violeta y turquesa. También los tonos neutros, grisáceos y marrones.

Ahora es el mejor momento para reciclar restos de lana y tejer zapatillas, cojines, mantas de grannies o complementos para nuestras mascotas. Septiembre también es el mes de preparar nuestro hogar tejiendo acogedoras alfombras y mantas para recibir el frío. Es la época del año más lalanalunera, ideal para lucir fulares, chales, calcetines y jerseys tejidos con lanas suaves y finas, en colores cálidos e intensos, combinados entre sí o en prendas monocromas.

Estamos en modo otoño. Por eso, nos hemos inspirado en cuellos de punto, frutos secos y hojarasca para crear un moodboard. Nuestra paleta de motivos y colores para los patrones de la próxima temporada.

The Crafty Days

Quan sembla que tot el moviment del ‘handmade’ i el ‘craft’ s’estabilitza i, fins i tot, frena el seu creixement, hi ha gent que decideixen que ha arribat l’hora de posar fil a l’agulla i obrir una botiga-taller on, de nou, la llana i les agulles de mitja i de ganxet són les protagonistes. Per Vanesa Carrasquilla