Enseña a tus peques a tejer desde 0

Hogar, dulce hogar… A veces, ¿verdad? Especialmente si tienes peques en casa que requieren tu atención y, más aún, cuando tienes que combinarlo con el teletrabajo. Quizá ha llegado el momento de enseñarles a hacer una actividad creativa y que os una con una pasión en común: el tejetrabajo… también llamada tejediversion.

A los talleres de Lalanalú asisten pequelús durante todo el año y también al Casal infantil de Verano. Así que vamos a compartir contigo 10 consejos lalanaluneros que, por experiencia, sabemos que funcionan.

Allá van las respuestas a esas dudas que quizá te plantees…

 

 

1. Empezando, ¿desde qué momento?
La edad ideal para comenzar a tejer es a partir de los 6 años. A una edad menor, pueden iniciase en el arte de hacer cadeneta solo con los dedos. ¿A ver quién teje más?

2. ¿La mejor técnica?
Tanto el ganchillo como el punto de media son técnicas ideales para niños. Pero suelen preferir el mundo del ganchillo. El secreto está en los amigurumis. Les chifla crear sus propios muñecos de crochet.

3. ¿Qué necesitamos?
Tanto si vas a enseñarles punto de media o ganchillo, empieza con una lana bien gruesa tipo mecha, como el Bulky Light de Rosários 4, o bien trapillo. Y agujas y ganchillo de entre 10 y 12 mm. Les resultará más fácil y evitarás frustraciones innecesarias.

4. ¿Un proyecto de punto de media?
Si eliges el punto de media, el mejor proyecto para iniciarse es un buff a punto bobo. Permite aprender a montar puntos y tejer punto del derecho.

5. ¿Un proyecto de ganchillo?
En crochet, el primer proyecto suele ser un bolsito o un estuche de trapillo. En este caso, el truco es enseñarles a tejer en espiral partiendo de la cadeneta base.

6. ¿Cómo motivarles?
Recuerda que es mucho más fácil motivarles si lo que hacen tiene un fin. Tejer un proyecto funcional, como un bolso o un complemento, multiplica las posibilidades de éxito. Si montan puntos porque sí y no entienden para qué y por qué lo hacen, perderán el interés. Y eso no te interesa.

7. ¿Cómo puedo ayudarles?
Siéntate a su lado para que vean tus movimientos y puedan copiarte. Si tu peque es zurdo, siéntate delante de él o de ella en modo espejo. Así podrá seguirte. Los movimientos que tú haces con la derecha, el/ella los hará con su izquierda.

8. ¿Cuáles son los materiales más adecuados?
Elige materiales de colores claros y sin estampados. Así verán más claros lo puntos y no perderán el hilo.

9. ¿Y cómo empezamos?
Para empezar, dedícale sesiones de 30 o 45 minutos máximo. Al rato, se cansan. A medida que vayan aprendiendo, disfrutarán más y querrán alargar las sesiones tanto como tú.

10. ¿Algún otro consejillo?
Enseñar requiere paciencia. Así que es importante que tú también disfrutes de la experiencia. Es genial ver cómo aprenden y desarrollan su creatividad a través del punto. ¡Te sorprenderá lo que pueden llegar a hacer con sus manos!

Ahora, es el momento de ponerse manos a la tejediversión. Anímate a compartir tu experiencia a través de las redes sociales. Nos gustará saber cómo te ha ido esta actividad en familia. Ya sabes, te tejemos mucho. Y a tus peques, también.

La vuelta al universo ganchillero en 9 posts y un bonus track

Estos días te quedas en casa y tienes ganas de leer y quizá también de aprender sobre el mundo del crochet y de probar puntos nuevos para darle al ganchillo. Es el momento ideal para tejer lo que te dé la lana y a todo ganchillo.

Hemos preparado para ti un especial ganchillo: una lista de 10 con posts llenos de ideas, proyectos y trucos lalanaluneros. Y un bonus track: el nuevo episodio en nuestro canal de YouTube con los puntos básicos para empezar desde 0.

Empezamos por el final para que puedas comenzar por el principio:1. Vídeo de Youtube  #3 Técnicas | Puntos básicos de ganchillo: cadeneta, punto bajo, medio alto y punto alto
En este vídeo-tutorial, podrás ver los puntos básicos del crochet paso a paso. Son el punto 0 del universo ganchillero. El principio del comienzo. ¡Puntos para practicar cuando te dé la lana!

2. ¡Que la fuerza del ganchillo te acompañe!
¿Quieres conocer a las diseñadoras más top de la península? ¿Y nuestros patrones favoritos? 15 patrones en un post para tejer y teletejer a todo ganchillo y relajarte mientras dure el encierro.

3. Puntos de fantasía para tejer a ganchillo
Estos tres puntos llenos de texturas se realizan combinando puntos básicos y son ideales para prendas y complementos de primavera y verano. Anímate a empezar por un cuadrado o un rectángulo con el punto que te dé la lana et voilá!

4. Los imprescindibles del ganchillo: Puntos de arroz, garbanzo y cesta
Con estos puntos tan resultones podrás tejer complementos y objetos decorativos para darle una vuelta a la decoración de tu casa en 15 días. ¡Este trío lalanalunero nunca falla!

5. Deanne Ramsay: el chal Swaye o la reinvención del ganchillo
Si aún no conoces los chales de esta diseñadora australiana, estás tardando. ¡Acabas de encontrar un filón para las próximas semanas! Qué digo, ¡te faltará tiempo!

6. En ganchillo, no hay error sin solución. Tres trucos lalanaluneros
¿Qué hacer con una cadeneta torcida? ¿Cómo diferenciar el primer punto del último? ¿Hay una tensión correcta? Si alguna vez te has hecho alguna de estas preguntas, no le des más vueltas. Este post es para ti.

7. Cómo hacer aumentos y disminuciones
Ahora que ya dominas los puntos básicos, es el momento de empezar a darle forma a tus labores de crochet. Atención, ¡manos al ganchillo!

8. Trucos lalanaluneros para tejer ganchillo recto y en redondo: cadeneta, punto bajo y anillo mágico
Existen varias maneras de empezar un proyecto de crochet. Todas tienen su punto. En este post, te enseñamos las 3 básicas para comenzar y tú solo tienes que elegir tu preferida.

9. Haz lo que te dé la lana con la técnica Free Form Crochet
¿No eres de diseños simétricos y aún menos seguir patrones? Bienvenida a Lalanalú. Haz lo que te dé la lana y lánzate al ganchillo estilo libre. Si quieres, puedes.

10. ¿Chal o chal? Triangular, sí o sí.
El chal triangular de toda la vida. Aquí encontrarás instrucciones para tejerlo a ganchillo o a punto de media, con el hilo que tengas a mano y de la medida que quieras. Lo vas a tejer, sí o sí.

Ahora ya no tienes excusa para empezar hacer lo que te dé la lana y tejer a todo ganchillo. ¡Manos a la obra!

¡Que la fuerza del ganchillo te acompañe!

Hace mucho, mucho tiempo, en una lejana galaxia tejeril, el ganchillo era considerado el lado oscuro. Pero llego el año… 2020. ¡Y todo cambió! Quizá todavía quede mucho por tejer pero las tendencias cambian y, ahora mismo se impone el Crochet Power.

 

Te presentamos a cinco diseñadoras que son todo un ejemplo de empoderamiento gancheril. Estas tejedoras se plantaron y dijeron sí al crochet. Porque el ganchillo lo vale. Ellas cinco son de lo más top y triunfan en todo el universo con sus creaciones y su estilazo. Han derrotado enemigos como la rigidez del tejido y han creado patrones con efectos increíbles. Sus miles de seguidores demuestran que son lo más top dentro y fuera de esta galaxia.

 

Alimaravillas

Los diseños de Alicia alias @alimaravillas son tan modernos que a simple vista se podrían confundir con patrones de punto. Es su especialidad. Alicia puede con todo: camisetas, jerséis, gorros, calcetines, bolsos, manoplas. Y con mucho estilo. Si no te lo crees, prueba con uno de sus diseños. Sucumbirás como en un viaje a través del espejo.

 

Nuestros favoritos:

– Bomber Bolena: Una maravilla de chaqueta-cazadora para llevar todo el año. Con mucha textura y volumen, es ideal para ganchilleras fashionistas. No te la quitarás ni para soñar.

 

Bomber Bolena, vía alimaravillas.com

 

– Beanie Guapi: Un gorro unisex, inspirado en Jacques Cousteau, que a su vez inspiró a Wes Anderson para crear el personaje de ficción Steve Zissou. La actualización de un clásico para dejar a los hipsters con la boca abierta.

 

Beanie Guapi, vía alimaravillas.com

 

T-shirt: Una camiseta sin mangas muy abierta, vaporosa y con mucha caída para tejer y llevar cuándo y cómo te dé la lana. ¿Te atreves?

 

T-shirt, vía alimaravillas.com

 

 

Ameskeria

Leire Villar @ameskeria se define como especialista en ganchillo. Y así es. Esta “crochetista, feminista y artista de la pista” tiene patrones para cubrir todas tus necesidades tejeriles: jerséis, chales, ponchos, gorros, mitones, totes, capazos y complementos para el hogar. Su especialidad es el jaquard. Y sus motivos son lo más.

 

Nuestros favoritos:

– Poncho: Un patrón de lo más resultón tejido con una progresión de cuatro líneas para repetir hasta que te den la talla y la lana.

 

Poncho, vía ameskeria.com

 

– Jersey Chevron: Un jersey con chevron para tejer a dos colores, con líneas muy marcadas y cuello barco. Perfecto para hacer un posado a lo @alimaravillas

 

Jersey Chevron, vía ameskeria.com

 

– Jersey Lluvia: Este patrón a rayas de talla única tejido a dos colores pastel engamados nos ha robado el corazón. El punto que nos tiene locas son los ribetes de las mangas en color lima limón. ¿Qué más se puede pedir?

 

Jersey Lluvia, vía ameskeria.com

 

 

Creativa Atelier

Aviso a ganchilleras: “Si piensas que el chocolate es adictivo… es porque nunca has tejido a crochet”. Marta alias @creativaatelier crea diseños a ganchillo para los más pequeños de la casa: chaquetas, peleles, sandalias, mordedores y objetos de decoración con motivos alegres y diseños prácticos para bebés. Su especialidad: enamorarte con sus patrones para minilús.

 

Nuestros favoritos:

– Jersey de crochet Prehistoric: Este patrón es una versión del Canesú Prehistoric, con unas pasadas y aumentos intercalados para darle forma. Su acabado con bodoques, a juego con la parte superior, y un ribete a punto elástico son monísimos. Es gratis para la talla 24-36 meses. Y el tutorial, facilísimo.

 

Jersey de crochet Prehistoric, vía creativaatelier.com

 

– Sandalias de bebé Mint: Una cucada para tejer en una tarde. Es gratis y puedes seguir el tutorial punto por punto. Un regalo perfecto.

 

Sandalias de bebé Mint, vía creativaatelier.com

 

– Pelele de crochet Sandía: Una pieza para tejer, regalar y triunfar. Es gratuito y puedes seguir el tutorial punto por punto. También está disponible en su versión a punto de media.

 

Pelele de crochet Sandía, vía creativaatelier.com

 

 

Santa Pazienzia

Seguramente ya conoces a la Queen of Fucking Crochet. Los proyectos de Estefanía alias @santapazienzia arrasan. Chales, cuellos, chaquetas, tops y bolsos son algunos de los diseños que encontrarás en su página web. Tiene patrones para todos los gustos y niveles. Su especialidad es trabajar con hilos XL.

 

Nuestros favoritos:

– Chal SP 3.0: La tercera versión del clásico Chal SP. Triunfa porque puedes tejerlo con el hilo que te dé la lana. Sólo varía la aguja y el número de vueltas total. Lo tejas cómo lo tejas ¡es un must!

 

Chal SP 3.0, vía santapazienzia.com

 

– Maxi Cardigan SP: Una chaqueta XL, con mucha caída, abierta por delante y con un ocho en la espalda, terminada con un ribete muy ancho para alargarlo lo que te dé la lana.

 

Maxi Cardigan SP, vía santapazienzia.com

 

– Patrón Cuello Escocia: Un maxi cuello, tejido a dos colores con tapestry para crear los cuadrados escoceses. ¡Combina con todo!

Patrón cuello Escocia, vía santapazienzia.com

 

 

Poetryarn

@Poetryarn es una creativa multidisciplinar que escribe y diseña con un ganchillo y mucha actitud. Su filosofía “Aprende como un matemático, crea como un loco” está detrás de sus patrones de estilo minimalista, moderno y divertido. Su especialidad es la técnica del tapestry. En su libro Crochet + Actitud encontrarás inspiración para tejer 24 patrones a la velocidad del rayo.

 

Nuestros favoritos:
– Cestos de colores: Estos cestos multiuso nos encantan. Están tejidos sobre una base hexagonal de yute, para darles más consistencia, con un color en cada cara y en distintas medidas S, M o L ¡para guardar lo que te dé la lana!

 

Cestos de colores, de Crochet + Actitud

 

– Cushion Flash: Los cojines son ideales para dar un punto original a la decoración de tu casa. Este patrón tejido a dos colores con el motivo del rayo es una explosión de amor por el crochet.

 

Cushion Flash, de Crochet + Actitud

 

– Llavero: Todo lo que necesitas para tener tus llaves siempre a buen recaudo es un ganchillo de 1.5 mm y bobinas de hilo para tejer punto de cruz. Y no te olvides de la actitud positiva, es la clave para emprender cualquier proyecto lalanalunero.

 

Llavero, de Crochet + Actitud

 

Con tantos patrones como estrellas en la galaxia, te costará decidirte por uno. ¡Que la fuerza te acompañe, crochetera!

Puntos de fantasía para tejer a ganchillo

Desde hace varios años, colaboramos con Vil·la Urània. Está cerca muy cerca Lalanalú y allí impartimos algunos talleres de ganchillo y de punto de media y, también, damos charlas. Quizá conozcas este activo centro cívico y sepas que está especializado en arte textil. Este equipamiento sociocultural, que tenemos la suerte de tener en nuestro mismo barrio, es toda una referencia de calidad en Barcelona y, por este motivo, las plazas siempre se agotan enseguida. Así que hemos decidido compartir el contenido de esos cursos contigo, que quizá estás lejos o que no has podido asistir. Vamos a empezar por el último que hemos impartido: El taller de puntos de fantasía a crochet.

Los puntos de fantasía se tejen combinando puntos básicos de ganchillo. Ofrecen la posibilidad de crear dibujos y texturas diferentes. Son tan resultones y vistosos que darán a tus proyectos un toque muy lalanalunero. No te asustes. Son mucho más fáciles de hacer de lo que parece a primera vista.

 

1. Punto onda de abanico
Este punto calado te va a encantar porque es perfecto para tejer camisetas, chales y fulares de verano. Se trabaja con cadeneta, punto bajo, punto alto y punto alto doble. El resultado es un tejido muy ligero. Por eso lo mejor es usar hilos finos de hasta 4 mm. ¡Manos al ganchillo!

 

 

Fragmento del libro ‘El gran libro de muestrario de ganchillo’ del Editorial Drac

 

 

 

2. Punto concha/rueda multicolor
También conocido como Cathrine Wheel o punto rueda. La gracia es utilizar dos o más colores. El resultado es una textura en forma de conchas, ruedas o rombos, según la tensión de la muestra. Lo ideal para conseguir el efecto rueda, es trabajar los puntos bastante sueltos. Así obtendrás un tejido muy agradable y versátil que puedes aplicar a cualquiera de tus proyectos desde colchas hasta chales. Aviso a Lalanalús: precisa bastante hilo. Así que antes de empezar, revisa tu stash o recuerda que puedes venir buscar provisiones a tu tienda de lanas favorita.

 

Fragmento del libro ‘El gran libro de muestrario de ganchillo’ del Editorial Drac

 

 

 

3. Punto rombo con relieve
Este punto es perfecto para realizar complementos como mantas, cojines o bolsos. Sólo tienes que  combinar el punto bajo y el punto alto hasta crear un tejido tupido y con relieve. Además, puedes elegir la fibra y el hilo del grosor que te dé la lana.

 

Fragmento del libro ‘El gran libro de muestrario de ganchillo’ del Editorial Drac

 

 

Ahora que ya tienes las bases, te recomendamos tejer 3 muestras para que le cojas el punto a cada uno. Pero si te da el puntazo y prefieres lanzarte con uno solo, tú misma. ¡Haz lo que te dé la lana! 

En ganchillo, no hay error sin solución. Tres trucos lalanaluneros.

¿Has empezado un nuevo proyecto de ganchillo? ¿O quieres aprender esta técnica? Quizá al empezar a tejer te resultará difícil identificar los puntos. Puede que dudes sobre dónde insertar el ganchillo o cómo tejer el siguiente punto. Cuanto más practiques, más fácil será. Para ayudarte, te vamos a explicar los tres errores que solemos cometer y cómo evitarlos. Así tu labor quedará perfecta y no tendrás que deshacer ni un solo punto.

 

 

1. Cadeneta torcida:

Empezamos por lo más básico. Una de las maneras de tejer labores circulares como cuellos, bolsos, estuches, gorros y jerséis de abajo hacia arriba es comenzando con una cadeneta unida por los extremos. Al unir cadenetas, especialmente si son largas, pueden quedar giradas y que tengas que deshacer toda la vuelta para arreglarlas.

 

¿Solución?

Cuando tengas la largura deseada, desliza la cadeneta entre el dedo gordo y el índice y comprueba que esté girada hacia ti. Al llegar al final, haz un punto raso en uno de los extremos. ¡La cadeneta siempre debe estar girada hacia fuera!

 

 

 

Truco lalanalunero:

Si tienes entre manos una pieza muy larga, teje la primera vuelta con la cadeneta abierta y une el primer y el último puntos con uno raso. De esta manera, te quedará una pequeña abertura entre esos dos puntos y podrás coserla con una aguja lanera.

 

 

 

2. Cómo encontrar el primer y último puntos:

Si estás tejiendo una pieza rectangular y al terminarla parece un triángulo o un trapecio es porque te has saltado o has tejido dos veces en el primer o último punto de cada vuelta.

 

¿Solución?

No existe una única forma de tejer el primer punto. Pero lo mejor es tejer igual en una misma labor. Como regla general, después de tejer las cadenetas según el punto utilizado (1 para punto bajo, 2 para punto medio alto y 3 para punto alto), empiezas a tejer en el segundo punto de la vuelta anterior, ya que las cadenetas sustituyen el primer punto. Para finalizar, ten en cuenta que el último punto es la cadeneta y puede costar un poco identificarlo. ¡Pero ahí está! Sólo tienes que encontrarlo.

 

 

 

 

Truco lalanalunero:

Recuerda el número de puntos de cada vuelta. Haz recuento cada 2 o 3 vueltas y así mantendrás siempre recto tu tejido.

 

 

3. Tensión x ganchillo:

La tensión es una cuestión de tacto y hay que encontrarle el punto. Es importante adaptar la medida del ganchillo a tu hilo para obtener la tensión adecuada. Un chal demasiado apretado puede resultar un tejido rígido y un macetero demasiado blando nunca mantendrá su estructura.

 

¿Solución?

La tensión correcta es la que se adapta a tu proyecto y a tu gusto. Cada persona tiene una tensión distinta y puede variar en una misma labor según el estrés. Ten en cuenta que los tejidos hechos a ganchillo suelen ser algo más rígidos que el punto de media. Como norma, el tejido debe ser flexible y agradable al tacto. Si tu proyecto sea una prenda o un complemento, evita que tenga una trama demasiado abierta.

 

Truco lalanalunero:

Teje una muestra antes de empezar tu proyecto. Teje muestras de 10 cm x 10 cm del hilo elegido con ganchillos de 1 mm mayor o menor de lo recomendado. Así encontrarás el punto de tensión que necesita tu labor.

 

 

 

Ahora que ya sabes cómo solucionar los errores básicos de ganchillo, ¡haz lo que te dé la lana! Lo peor que puede pasar es que tengas que deshacer un par de vueltas y volver a empezar. Con el ganchillo, siempre es posible aprender de los errores.

Clover, ya tenemos los accesorios más listos

Han llegado a Lalanalú los nuevos accesorios de Clover y estamos más que emocionadas. Líneas de ganchillos ergonómicos, como “Amour” y “Suave al tacto”. Gadgets tejeriles que marcan un punto y aparte en nuestra tienda-taller y tienda online. Listos para hacer perder la cabeza a las Lalanalús más exigentes. Prepara tu bolsa de labores que nos vamos de shopping.

Si eres una tejedora de primera, seguro que tienes varios ganchillos favoritos. Ese, por la comodidad del mango. Aquel, por la forma de la punta. El otro, por la medida que utilizas más a menudo. Las locas del ganchillo los alternamos según el proyecto y la composición y la torsión del hilo con el que tejemos. En la variedad está el punto. Sabemos lo importante que es tener buenos medios para llegar al mejor fin lalanalunero. Hasta ahora, en nuestra tienda teníamos las marcas Dama, Knit Pro y Puntobobo. Ahora, ya puedes encontrar los nuevos ganchillos de Clover y disfrutar todavía más de tu pasión por la lana. Palabra de Lalanalú.

Los ganchillos de la gama Amour de Clover son amor del bueno. Se adaptan como un guante a tus manos, con toda suavidad. Resultan cómodos incluso si tejes durante horas. Su punta, ligeramente redondeada, ha sido diseñada con un ángulo de apertura perfecto para evitar que el hilo se escape. Su mango ergonómico de goma tiene distintos colores, diferentes según la medida que van de 2 mm a 12 mm. Ahora lo difícil será decidirse solo por uno.

 

 

 

 

Ganchillos Suave al Tacto y Amour de Clover

 

Ganchillos Suave al Tacto y Amour de Clover

 

La línea de ganchillos Suave al tacto o Soft Touch se convertirá en uno de tus imprescindibles. Su mango, además de ser ergonómico, tiene un pequeño acolchado de goma para apoyar los dedos y facilitar la sujeción. Para que puedas tejer con diversos tipos de fibras, su gancho metálico es algo más puntiagudo que los Amour y con el ángulo del cuello más cerrado. Ni se enganchan ni cansan. Prepárate para dar rienda suelta a tu pasión ganchillera con sus medidas que van de 1,75 mm a 5.5 mm.

 

 

 

 

Si te gustan los ganchillos de Clover, te encantarán sus gadgets tejeriles. ¿Lista para conocerlos?

El colgante cortahilos es una verdadera joya con acabado en dorado vintage. Resulta imprescindible para cortar hilos finos mientras tejes y dar un acabado perfecto a tus proyectos lalanaluneros.

Si tejes a punto de media, necesitas urgentemente un medidor de agujas en forma de gorro. Con el uso, las agujas suelen desgastarse y la medida desaparece. Es más que bonito, ligero y muy útil para saber el número exacto de tus viejas agujas.

 

 

El juego de agujas laneras Chibi podrá ir siempre contigo. Su práctico estuche en forma de gancho es perfecto para llevar en el bolso o donde te dé la lana. Con estas agujas, tendrás todas las hebras en su sitio y tus labores quedarán simplemente perfectas.

 

 

Si eres delas que no sabes vivir sin pompones, te encantará el set de mini pomponeras. Con él, podrás personalizar todas tus prendas y complementos con un detalle de estilo lalanalunero.

 

 

Ya sabes, si estas preparada para conocer los nuevos accesorios Clover, pásate por nuestra tienda-taller o visita nuestra tienda online. Es toda una suerte contar con ellos.

Cómo hacer aumentos y disminuciones

Si ya sabes tejer en recto y en redondo, si conoces los tres puntos básicos para crear texturas a ganchillo, ha llegado el momento de aprender a aumentar y disminuir puntos. ¡Tachán! Los aumentos y las disminuciones son imprescindibles para dar un paso más allá. Ampliarás tus posibilidades y darás forma a tus proyectos más lalanaluneros. ¿Nos acompañas?

Empezamos por los aumentos. Realmente, consiste en tejer 2 o más puntos en un mismo punto. Lo más habitual es trabajar con aumentos de 2 puntos. Para conseguir una forma determinada, el secreto está en la cantidad de aumentos y en cómo se reparten en una labor. Aquí es donde entran las matemáticas. Yo soy malísima para los números, así que siempre procuro trabajar con números pares y utilizo algo que se me da muy bien: ensayo y error.

 

Aumentos en punto bajo

 

Aumento en puntos bajos

 

Aumentos en puntos altos

 

Para tejer piezas redondas, tipo amigurumi, como esferas, cilindros, círculos, etc., se teje en redondo y trabajando con una proporción de X puntos y un aumento de 2 puntos en el mismo punto, aumentando 6 puntos por vuelta. Un ejemplo muy sencillo:

Empezamos con un anillo mágico y tejemos 6 puntos bajos. En la siguiente vuelta tejemos 1 aumento en cada punto hasta obtener un total de 12 puntos, a partir de la próxima vuelta, seguiremos la tabla de proporción y aumentos:

6 puntos

1 aumento en cada punto: 10 puntos en total

1 punto; 1 aumento: 18 puntos en total

2 puntos; 1 aumento: 24 puntos en total

3 puntos; 1 aumento: 30 puntos en total

4 puntos; 1 aumento: 36 puntos en total

Continúa tejiendo según esta proporción hasta obtener la medida que desees. De esta manera, conseguirás un círculo plano. Para convertirlo en una esfera, hay que tejer 1 punto en cada punto por algunas vueltas y después hacer disminuciones. Si quieres hacer un cono, debes alternar vueltas de aumento con vueltas normales. Los chales y piezas semicirculares siguen la misma proporción, la diferencia es que se teje girando la labor al final de cada vuelta. Si prefieres realizar piezas asimétricas o con vuelo, sólo tienes que añadir más aumentos a lo largo de cada vuelta.

 

Aumentos en circular

 

Aumentos en circular

 

Mi consejo: No tengas miedo de equivocarte. Lo peor que te puede pasar es que tu labor quede demasiado grande o tengas que deshacer. Para evitarlo, utiliza un marcador al final de cada vuelta y cuenta los puntos.

Ahora, las disminuciones. Existen dos formas para disminuir: puedes saltar 1 punto, dejando un pequeño hueco en tu labor o tejer 2 o más puntos juntos. Lo más común es disminuir sólo 2 puntos a la vez y en la misma proporción de la tabla de los aumentos.

 

Disminución en punto alto: *Coge hilo, inserta la aguja en el seguiente punto, coge hilo y saca, coge hilo y saca dos hebras.* Sin cerrar el punto, repite la operación entre *_*. Coge hilo y saca las tres hebas de la aguja.

 

Disminución en punto alto

 

Por ejemplo, si tenemos una esfera de 36 puntos, tejida hasta 4 puntos y un aumento, ahora tejeremos 4 puntos y disminuiremos 1 (cerraremos 2 puntos juntos). Y así sucesivamente. Al tejer piezas planas, como prendas o triángulos, lo ideal es evitar que las disminuciones caigan en el primer punto y en el último de la vuelta. Reparte las disminuciones según la forma que deseas darle a tu prenda, y si es necesario, alterna con vueltas normales.

 

Detalle de disminución en punto bajo

 

Disminución en punto bajo

 

Disminución en punto bajo

 

 

Disminución ‘invisible’ para amigurumi

Ya sabes, si dominas las prendas planas es el momento de dar un punto adelante. Con estos trucos lalanaluneros podrás aumentar y disminuir puntos a tus proyectos de ganchillo. Atrévete a hacer los aumentos y diminuciones que te den la lana.

 

Truco: Un marcador de puntos es de gran ayuda. Para disminuir las esferas y amigurumis, trabajaremos sólo por la hebra de delante, para que sea casi imperceptible a la vista.

 

Haz la disminución trabajando solamente por la hebra de delante.

 

Disminución en punto bajo en amigurumi

 

Pieza redonda

 

Ya sabes, si dominas las prendas planas es el momento de dar un punto adelante. Con estos trucos lalanaluneros podrás aumentar y disminuir puntos a tus proyectos de ganchillo. Atrévete a hacer los aumentos y diminuciones que te den la lana.

 

Kiara

Los imprescindibles del ganchillo: Puntos de arroz, garbanzo y cesta

Si ya dominas los puntos sencillos del ganchillo, es el momento de pasar a los mágicos. Son los que nunca fallan. Mi top lo forman: el punto de arroz, el de garbanzo y el punto cesta. Además de unos nombres curiosos, lo tienen todo: se adaptan a cualquier labor, son muy fáciles y no requieren demasiada concentración. Resultan ideales para tejer al final del día y desconectar de un día duro. Allá vamos con los imprescindibles.

 

 

Recordemos. La técnica del ganchillo se basa en cinco básicos: cadeneta, punto raso, punto bajo, punto medio alto y punto alto. Una vez los tengas controlados, podrás combinarlos y hacer lo que te dé la lana. Por eso me encantan los puntos con volumen para crear texturas. No hay que romperse la cabeza y los proyectos quedan muy resultones. Antes de lanzarnos, un repaso a los puntos medio y alto:

Para tejer el punto medio, empezamos con dos cadenetas al aire (será tu primer punto).

Coge hilo, inserta el ganchillo en el segundo punto, coge hilo y saca. Toma hilo y saca las tres hebras.

En el punto alto, comenzamos la vuelta con tres cadenetas al aire (tu primer punto).

Coge hilo, inserta el ganchillo en el segundo punto, coge hilo y saca. Toma hilo y saca dos hebras, coge hilo y saca las otras dos.

¿Preparada? Ahora sí, aquí van lo mágicos.

1. Punto de arroz

Este es muy sencillo de hacer. Te lo recomiendo para practicar el punto bajo. El resultado es la bomba: parece tejido a punto de media y tiene mucho volumen.

Tejemos un punto bajo cogiendo por la hebra de delante y el siguiente punto bajo cogiendo por la hebra de detrás. En la siguiente vuelta, debes alternar. El punto que trabajaste por delante, ahora lo tejerás por la hebra de detrás. El siguiente que hiciste por la hebra de detrás, ahora lo tejerás por la hebra de delante.

Truco lalanalunero: Trabaja el punto de arroz con un número impar de cadenetas. Así siempre te cuadrará, tejas en redondo o recto, empezando siempre por la hebra de delante.

 

Punto arroz tejido recto (girando la labor)

 

Punto arroz tejido en redondo

 

Hebra de delante y detrás

 

2. Punto garbanzo

Es mi punto preferido y lo verás en la mayoría de mis creaciones. Me divierte mezclarlo con puntos bajos y puntos medio altos. Puedes tejer una vuelta en punto de garbanzo y una, dos o las que te dé la lana a punto bajo. También puedes jugar y desplazar el relieve del garbanzo en cada vuelta, para que no coincidan y así crear cenefas lalanaluneras.

Para que se vea bien el punto, teje al menos un punto bajo entre cada punto. A mí me gusta tejer tres. A continuación, empezamos con una cadeneta, un punto bajo en el segundo punto y en el tercer punto tejemos en el mismo punto la siguiente secuencia:

Coge hilo, inserta el ganchillo en el punto, coge hilo y sácalo. Repite este proceso cinco veces hasta terminar con un total de once hebras en el ganchillo. Luego, toma hilo y saca las once hebras. Ya tienes un punto garbanzo. Ahora teje un punto bajo en cada uno de los próximos tres puntos. Repite la secuencia del punto de garbanzo y puntos bajos las veces te de la lana.

Truco lalanalunero: El relieve del punto de garbanzo se da en el revés del tejido. Por eso, siempre debes tejer un número impar de hileras entre vuelta y vuelta de punto garbanzo. Este punto se conoce con distintos nombres, como mora, popcorn o palomitas, y tiene mil aplicaciones distintas. ¡Te encantará!

 

Punto garbanzo

 

Hebras en el ganchillo

 

Textura del punto garbanzo

 

3. Punto cesta

El punto cesta es muy versátil y tiene mucha textura. Es perfecto para realizar cojines, mantas y cuellos. El relieve recuerda a una cesta de mimbre trenzado, de ahí viene su nombre. Puedes hacer secuencias de tres puntos por tres vueltas para crear cuadraditos o cuatro o cinco puntos por tres vueltas para crear rectángulos.

Se puede tejer a punto alto o punto medio alto, pero empezaremos con el punto alto, tejiendo una secuencia de tres puntos por tres vueltas:

Teje una base de puntos altos. Para crear la textura, teje tres puntos altos cogidos por delante del punto de la vuelta anterior, y tres puntos altos por detrás del punto de la vuelta anterior. Repite la secuencia durante tres vueltas. En la cuarta, alterna. Donde habías tejido cogiendo el punto por delante, ahora hazlo por detrás durante tres vueltas más.

Truco lalanalunero: Define el número de repeticiones para saber si necesitas un número par o impar de cadenetas. Empieza siempre con dos o tres cadenetas al aire, dependiendo del punto que elijas: dos para punto medio y tres para punto alto. Si tejes en redondo, cierra la vuelta con un punto raso en la última cadeneta del primer punto. La primera vuelta de base cuenta como la primera hilera. Si tejes una secuencia de dos puntos, sin alternar los puntos en las vueltas, obtendrás un punto canalé a ganchillo.

Espero que practiques mucho estos puntos en tus proyectos lalanaluneros porque el próximo mes te enseñaremos a hacer aumentos y disminuciones. 3, 2, 1 ¡Manos al ganchillo!

 

Punto cesta tejido recto

 

Punto cesta, cogiendo por detrás

 

Punto cesta cogiendo el punto por delante

 

Kiara

La filosofía DIY de Katie Jones

Seguro que conoces a Indiana Jones, seguramente te suena Tom Jones y, si eres fan del ganchillo, quizá has oído hablar de Katie Jones. Su nombre va asociado a un estilo irreverente, original y divertido. A nosotras nos entusiasma esta diseñadora inglesa. Cada una de sus colecciones cuenta una historia y nos invita a viajar en el tiempo a universos lalanaluneros. El hilo conductor de sus creaciones son los colores con fuertes contrastes, el juego de texturas y su compromiso con un mundo sostenible.

 

Bridal 2017, vía katiejonesknit.co.uk

 

Katie Jones, vía Instagram @katiejonesknit

 

Katie Jones se graduó en la prestigiosa escuela Central Saint Martins y ganó el premio Selfridges Bright New Things Award 2016. Sus diseños han dado la vuelta al mundo. Han aparecido publicados en periódicos y revistas internacionales de gran prestigio como Vogue, The Telegraph, The Guardian, Inside Crochet, Dazed and Confused, entre otras. Cuando su fama creció, las tiendas de lujo se empezaron a rifar sus prendas. Pero el alto coste de mantener la calidad de la confección artesanal y la producción local y su práctica del consumo consciente han llevado a Katie Jones a darle una vuelta a su marca.

En su nueva colección están muy presentes sus orígenes. Desde pequeña, Katie aprendió de su abuela a crear forma, vida y belleza a partir de la nada. Esto y su experiencia en el mundo de la moda de alta costura quedan reflejados en la nueva colección que lanzará el próximo año. Su nombre es DIY (háztelo tu mismo), toda una declaración de intenciones. Si quieres un avance, puedes crear tú misma una de sus piezas. Eso sí, tendrás que viajar a sur de Inglaterra.

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aaw16 Highland Fling, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Aw15 Let them eat cake, vía katiejonesknit.co.uk

 

Katie y su madre, Annie, organizan un evento llamado Great Make Escape para vivir una experiencia DIY en Sussex. Parece toda una escapada eso de vivir un sábado o un fin de semana de talleres en una casa ecológica situada en medio del bosque. Allí enseñan a crear un accesorio y una de las prendas de su nueva colección DIY con técnicas de ganchillo, punto de media, bordado y macramé.

Pero no todo es alta costura. Katie también imparte workshops para crear adornos de Navidad muy lalanaluneros. Seguro que a ti también, como a nosotras, estos talleres te han hecho pensar: ¿por qué comprar ropa o adornos navideños pudiéndolos hacer? Así que estamos dispuestas a darle a las agujas más que nunca ahora que ha llegado el frío. Y Katie Jones ha pasado a ocupar un lugar privilegiado en el podio de nuestros Jones preferidos, justo al lado de Harrison y Tom. ¡Viva el DIY!

 

 

La combinación perfecta: Patrón chal & Camwool

La diva de las fibras ya está en Lalanalú. Si hace unas semanas recibíamos a la reina del crochet, ahora acaba de llegar una fibra triunfadora: CamWool de Rosários 4. Es una mezcla única de pelo de camello bebé y lana merino extra fina.

Hace ya tiempo que en Lalanalú queríamos tener fibra de camello bebé. Es tan cálida como la alpaca, pero fina como la cachemira. Esta fibra premium se obtiene de hilar el pelo que cae de las crías durante las semanas de muda. Suele mezclarse con otras fibras porque es muy escasa y costosa. Por eso, su composición contiene un 80% de merino extra fino, la estrella de las lanas.

Para celebrar su llegada como se merece, hemos llegado a un acuerdo muy especial con nuestros proveedores y amigos de Rosários 4. Vamos a compartir contigo un patrón por amor a la lana. Te invitamos a tejer este chal de color rojo teja para disfrutar del otoño a todo ganchillo. Lo hemos traducido al castellano porque queremos que conozcas todas las fibras y calidades. Así, podrás elegir la que te dé la lana.

Este chal es ideal para darle al ganchillo y practicar algunos de los puntos que te hemos enseñado: garbanzo, trenza y picot. Es una combinación perfecta para aprender a crear texturas y dar volumen a tus proyectos. Este nuevo reto lalanalunero te ayudará a seguir avanzando punto a punto. Además, podrás adaptarlo a lanas light fingering y tejer tantos chales como te dé la lana.

Disfruta de esta combinación única: la perfecta fibra CamWool & el patrón de un chal muy lalanalunero.

Kiara