Chaladas por Isabell Kraemer

En Lalanalú, somos unas chaladas de los chales. Nos parecen la prenda perfecta para tejer y para llevar. Así que nos volvimos completamente locas de emoción cuando Isabell Kraemer sacó un nuevo patrón en verano. Es el chal Rippled Sand, que tiene todo el estilo y la elegancia de su diseñadora.

 

Yo lo he tejido a fuego lento, punto a punto, disfrutando cada vuelta. El chal original de Isabell está tejido mezclando Spinni y Trio, dos hilos de Isager. Spinni es un una lanita lace de tacto rústico pero con mucho cuerpo  y Trio es  un hilo también lace que combina lino, algodón y bambú. El resultado de combinar estas dos fibras es maravilloso y juntas hacen que sea una prenda perfecta para el otoño o incluso el invierno.

 

Se teje combinando dos hebras, una de Spinni y una de Trio. Solo necesitamos un color de spinni y dos de trio, uno como base y otro como contraste. Este chal es muy fácil de tejer, apto para principiantes porque solo necesitas saber hacer derecho y revés. En las franjas de burbujas las cosas se complican un poco, pero nada del otro mundo. El patrón resulta perfecto y está súper bien explicado.

 

 

 

En cuanto a colores, creo que estoy pasando mi periodo rosa (igual que a Picasso le pasó con el azul, salvando las distancias) y últimamente pongo en mis proyectos algo de rosa en cualquiera de sus tonalidades. Este chal no podía ser menos, así que me decidí por un color gris neutro para mi base con Spinni, el color 2 s, y para el Trio, elegí dos tonos rosados. Como color base de Trio, me he decanté por el powder, un rosado empolvado que me robó el corazón nada más llegar a la tienda, y como color contraste elegí el color blush también de Trio.

 

Estoy entusiasmada con el resultado final. Solo falta que comience el frío para empezar a lucirlo. He hecho unas fotos para que puedas ver cómo ha quedado. ¿Qué te parece? ¿Es una locura ser una chalada de los chales? ¿Te animas a chalarte por Isabell Kraemer?

 

 

Eva

5 patrones lalanaluneros para rebajar los restos de lanas

Comprar hilos a lo loco es toda una tentación. Esos nuevos proyectos de temporada lo están pidiendo a gritos. Pero, antes de hacerlo, tómate un respiro. Revisa tu stash. Inspira.

 

Si eres una tejedora compulsiva como nosotras, vivirás un momento dramalú y te preguntarás qué hacer con todos los restos de lanas acumulados. Espira. Hoy, te propongo 5 patrones lalanaluneros para tejer con restos, sentido y sostenibilidad. Visualiza cómo rebajas tu stash proyecto a proyecto y, de paso, ahorras para las próximas vacaciones. La cuenta atrás comienza, ¿preparada?

 

5. Empezamos por el remate final: The Beekeper’s Quilt de tiny owl knits

Es una manta muy lalanalunera, formada por pequeños hexágonos rellenos con un poquito de guata. Es el proyecto ideal para acabar de una vez con todos los restos de lana que acumulan polvo en el cajón. Se teje pieza a pieza. Es perfecta para llevar en tu bolsa de labores y tejer cuando te dé la lana.

 

 

4. Stitch Surfer de Louise Robert

Quizá os sucede lo mismo que a mí. Lo que más acumulo son restos de lana de calcetines. Para empezar el verano con buen pie ¿por qué no tejer un par bien chulo con dos distintos? Este patrón es muy divertido, curioso y, además, gratuito.

 

 

3. Pinwheel Purse de Frankie Brown

Este monedero es súper cuqui. El patrón se basa en la técnica del origami y resulta un complemento muy práctico, perfecto para cualquier hilo de vuestra cueva de Ali Lalanalú.

 

 

2. Scrappy Hexagon Afghan by Kristin Nicholas

No podía faltar una manta de ganchillo, muy resultona, tejida hexágono a hexágono con restos de algodón o lana. El patrón requiere por lo menos 210 piezas, aunque la diseñadora recomienda tejer 250. Así tendrás alternativas y podrás combinar colores a tu antojo. ¿Te atreves?

 

 

 

1. Penguono de Stephen West

En el número 1 no podía faltar un diseño de West Knits: el número 1 de los restos de lana y las combinaciones de colores imposibles. Son varios los diseños que podrían encabezar la lista, pero la chaqueta Penguono es la prenda idónea para tejer con esas lanas que tienes. Es abierta, multiuso y súper divertida. 

 

Penguono de Westknits

 

Espero que esta lista te ayude a rebajar tu stash y a reducir esas montañas tamaño Everest que se acumulan en los rincones del salón. Así, cuando termines, te estaremos esperando en Lalanalú con todos los hilos nuevos para tus proyectos de verano.

 

Eva

Camiseta para ganchilleras al estilo Lalanalú

Dicen que las cosas no son siempre blancas o negras. Pero en nuestro mundo, en el de los hilos y las lanas, te decantas por una opción con total convencimiento. ¿Punto de media o ganchillo? Yo soy de las que me siento cómoda con el ganchillo en la mano. La facilidad que ofrece para crear formas en estilo libre hace que no tenga dudas. Además, con el paso del tiempo mi pasión se ha hecho mayor.  Cuanto más tejo, entiendo mejor su estructura y veo cómo es posible crear prendas destacando sus características.

 

 

 

 

Hoy quiero compartir contigo mi última creación: una camiseta muy lalanalunera. Su realización es tan sencilla, que no te explicaré el patrón punto por punto. Simplemente, te daré las instrucciones necesarias para que puedas hacerla cómo te de la lana.

¡Vamos al hilo! Yo me decidí por Cumbria de Pascuali, una sedosa mezcla 60% algodón Pima y 40 % viscosa de bambú. Es la combinación perfecta. ¿Por qué? Tiene la suavidad, el brillo y la caída de la viscosa de bambú y el cuerpo del algodón que necesita la camiseta. Se trabaja muy rápido y muy a gusto. Por si a ti también te sirve de ayuda, utilicé un ganchillo de 3.5 mm. Pero cuidado con la tensión: este hilo tiende a ceder. 

 

 

Siento debilidad por las camisetas. Es una prenda fresca y ligera, ideal para llevar en primavera y verano. Tenía ganas de probar nuevas formas de crear, sin complicaciones, con las mínimas costuras y remates posibles. Por eso, ideé un modelo muy fácil de tejer y de adaptar a cualquier talla, ancho y largo. Es tan fácil, que sólo necesitas unas pautas básicas para que lo hagas tú tranquilamente en tu casa. ¡Puedes descargar el patrón aquí!

 

Espero que te guste y que te animes a compartir con nosotras el resultado en las redes sociales. Si tú también eres de ganchillo, ¡bienvenida al club!

 

Kiara

¿Chal o chal? Triangular, sí o sí.

¿Cuántas decisiones tomamos cada día? A veces parece que el mundo está divido: ¿Eres más de perros que de gatos? ¿Vino o cerveza? ¿Naranja o limón? ¿De cabeza o corazón? ¿A punto o a ganchillo?

 

Si no dudas o si no te conformas con una sola elección, tú también tienes alma lalanalunera. No hay que darle más vueltas. ¿Por qué quedarse con la mitad si puedes tener el doble? Atención a este post, te vamos a dar las recetas básicas para tejer tu chal ideal: un chal triangular a ganchillo y también a punto de media. ¡El doble de bueno!

 

 

Pero tenemos que avisarte, Lalanalú. No se trata de un patrón, sino unas directrices muy simples para hacer lo que te dé la lana. Es una receta lalanalunera para que puedas adaptarla a todo tipo de puntos y añadir texturas o acabados para crear el chal perfecto.

 

El objetivo es crear un chal triangular básico, comenzando por el cuerpo con muy pocos puntos e ir aumentando hasta tejer el chal del tamaño idóneo. ¡Empezamos!

 

Receta básica para crear un chal triangular a punto de media:

 

Agujas: Lo mejor es tejerlo con agujas circulares. También puedes usar unas rectas, pero no verás cómo queda hasta que cierres todos los puntos.

Hilo: Al ser una receta básica, funciona con cualquier lana y el número de agujas que elijas.

 

¿Comenzamos?

– Monta 3 puntos.

– Aumenta tejiendo delante y detrás del primer punto. Echa una hebra, coloca un marcador, hecha otra hebra y aumenta el último punto tejiendo delante y detrás del punto. Termina con 5 puntos.

– Teje una vuelta del revés.

– Aumenta tejiendo delante y detrás del primer punto. Teje del derecho hasta el marcador, echa una hebra, pasa el marcador, teje un punto del derecho, pasa el marcador, echa otra hebra, teje del derecho hasta que quede un punto y aumenta el último punto tejiéndolo por delante y por detrás.

– Teje una vuelta del revés.

– Repite estas dos vueltas hasta obtener el tamaño que te dé la lana.

Acabado: Para que los puntos no queden tirantes, te recomendamos cerrarlo con un número de aguja mayor.

 

 

 

Receta básica para crear un chal triangular a ganchillo:

 

Hilo y ganchillo: Puedes utilizar cualquier lana y grosor de ganchillo. ¡Tú decides!

 

¿Comenzamos?

– Teje 4 cadenetas y ciérralas con un punto raso. Obtendrás un aro que será el inicio del chal. Echa 3 cadenetas al aire, 1 punto alto pinchando en el aro, 2 cadenetas en el aire, y haz 2 puntos altos pinchando en el aro, 2 cadenetas al aire, 2 puntos altos otra vez en el aro, 2 cadeneta al aire, y otros 2 puntos altos en el aro. Terminarás la primera vuelta con 8 puntos altos.

 

 

– Teje 3 cadenetas al aire y gira la labor, teje 1 punto alto en el mismo punto de la base de la cadeneta. 1 punto alto en el seguiente punto. Teje 1 punto alto en el hueco entre el primer y el segundo puntos, teje 1 punto alto en cada punto hasta el hueco central (donde en la vuelta anterior has tejido las dos cadenetas) pinchando en el hueco teje 2 puntos altos, 3 cadenetas, 2 puntos altos y continúa con un punto alto en cada punto hasta el final de la vuelta. En el hueco creado entre el penúltimo y último punto teje 1 punto alto, 1 punto alto en cada punto hasta el final y 2 puntos altos en el último punto.

 

– Repite la secuencia empezando con 3 cadenetas al aire y 1 punto alto en el mismo punto, sigue con 1 punto alto en cada punto. En el hueco central teje 2 puntos altos, 3 cadenetas en el aire y 2 puntos altos. Sigue tejiendo 1 punto alto en cada punto, finalizando con 2 puntos altos en el último punto de la vuelta.

 

Acabado: Puedes añadirle ondas, flecos o dejarlo tal cual. Ya sabes… ¡Haz lo que te dé la lana!

 

 

Seas como seas, de ganchillo o fan del punto de media, estas recetas básicas te servirán como punto de partida de muchos chales triangulares. También puedes experimentar con las técnicas. Decídete por una o por las dos. El jueves 14 de febrero, de 18 a 20 h, daremos un taller gratuito en Vil·a Urània. Inscríbete aquí y no te quedes sin tu plaza. También puedes apuntarte a las clases personalizas en Lalanalú hasta que le cojas el punto. No le des más vueltas. Ganchillo o punto de media, sí o sí. Chal, sí o sí.

Este año dirás: ¡Feliz Das Mondschaf!

Una elfa muy lalanalunera nos ha hecho una visita sorpresa a Lalanalú. Sabrina ha venido volando (no sabemos en qué compañía aérea) desde Alemania con sus madejas Das Mondschaf. Esta ayudante de Santa Claus o de los Magos (no ha querido decírnoslo) tiñe sus hilos en silencio, con nocturnidad y alevosía, en su pequeño estudio de Frankfurt. A causa de un problema de oído, mientras todo el mundo duerme, esta indie dyer elige tintes y colores y tiñe lanas hasta lograr su propósito. Cada madeja es única, como las estrellas de las constelaciones de Das Mondschaf («oveja lunar»). Allá y no en el Polo Norte quizá se encuentra un mundo mágico.

 

Hasta Lalanalú ha llegado la calidad Pegasus, una suave mezcla de 75% lana merino y 25% nailon. Es ideal para tejer calcetines y jerséis de invierno muy resistentes. Cada madeja de 100 g contiene 421 m aproximadamente, de grosor fingering, para agujas de entre 2.5 y 3.5 mm. Reconocerás la paleta de Das Mondschaf por su singular combinación de tonos apagados con colores flúor.

 

 

Te proponemos una selección de patrones de muy lalanaluneros para que puedas tejer regalos estelares este invierno. Empezamos por los regalos para los pies: los calcetines. Y te recomendamos un color para cada par.

 

Coffee Talk de Tracie Millar Un patrón muy sencillo para tejer calcetines relajadamente y darle a las agujas mientras tomas un café y charlas con tus amigas. Ideales como labor si te acercas al LalanaClub, que le damos a la lengua igual que a las agujas. Tiene tonos tostados como los Songbird y Khaleesi.

 

Coffee Talk de Tracie Milar vía Ravelry

 

Miriam de Eeva Kesäkuu Este diseño está pensado para calentar agujas. Al verlo, no hemos podido evitar pensar en los colores pastel y flúor más atrevidos de Pegasus: Buffy y Childlike Empess.

 

Miriam de Eeva Kesakuu vía Ravelry

 

Nain de Hunter Hammersen Sólo apto para expertas. El diseño se inspira en las tradicionales alfombras tejidas en la ciudad iraní de Nain, con sus elaborados con motivos florales, el medallón central y su característico azul celeste. Son perfectos para estrenarte con los tonos Butterfly Effect.

 

Nain de Hunter Hammersen vía Ravelry

 

Seguimos para arriba. Si lo tuyo son los jerséis y chaquetas, tenemos tres propuestas muy lalanaluneras:

 

So Faded by Andrea Mowry Para las muy fans de los degradados, este jersey raglán se teje de precisamente de arriba abajo (top down) y no tiene costuras. Sólo tienes que ajustarlo a tus medidas. Pero si lo tejes con Buffy, te acercarás mucho al original.

 

So Fadded de Andrea Mowry vía Ravelry

 

Lattice or Braid by Ririko Como su nombre indica, es un patrón 2 en 1 de esos que tanto nos gustan. Un jersey de cuello pico, para tejer de arriba abajo (top down) y sin costuras. Tú decides el acabado de las mangas con trenzas o en red. Si te gustan los tonos más oscuros, prueba con Greyjoy, Moria, Totoro o I want to believe. ¡Tocarás el cielo!

 

Lattice or Braid de Ririko vía Ravelry

 

Hoodie Shawl Cardigan de Susanne Sommer Una pieza muy lalanalunera. Un chal con capucha que se extiende hasta convertirse en una chaqueta abierta. Para combinar 3 colores al gusto y llevarla cruzada, o no. Cómo te dé la lana.

 

Hoodie Shawl Cardigan de Susanne Sommer vía Ravelry

 

Con Das Mondschaf, no tienes excusa. Este año, los regalos vienen de las estrellas de Alemania pero los tejes tú. Decídete por proyectos estelares con lanas teñidas a mano para regalar o estrenar estas fiestas. Verás como todos dicen: ¡Feliz Das Mondschaf! ¡Feliz Das Mondschaf!

Silky Kid, el mohair de Lalanalú

En Lalanalú nos gusta que estés a la última sobre tendencias de hilos y fibras para tejer. Así que ya puedes encontrar los ovillos Silky Kid de Kremke Soul Wool en la tienda taller y también la tienda online. Esta mezcla de mohair y seda es tan esponjosa como una nube. En cuanto la toques, sentirás que vuelas cruzando los cielos.

El mohair es una fibra ligera y muy cálida proveniente del pelo de cabra de Angora. Se trata de un hilo fino y resistente, súper suave al tacto y con un toque de brillo. Para dar cuerpo a las labores, suele tejerse junto con otra fibra como la lana, el algodón o la seda.

 

 

 

Por lo general, el mohair se utiliza solo para proyectos de punto de media. Tejerlo a ganchillo resulta más difícil por los finos pelitos naturales de la fibra. Por este motivo, te animamos a combinarlo con otras calidades. Con un poco de práctica, podrás crear las prendas y complementos de mohair que te dé la lana: desde mantas, ponchos y chaquetas hasta jerséis, faldas, cuellos y gorros.

Silky Kid de Kremke Soul Wool lleva 72% de mohair y 28% seda. Cada ovillo de 25 g, contiene unos 210 metros de hilo para tejer con agujas de entre 3.5 y 5 mm. Al combinarlo con otro hilo, recuerda que tendrás que ajustar la medida de la aguja utilizada.

Para que te lances a la suavidad del mohair, hemos elegido el patrón de una chaqueta tejido con agujas circulares. Se trata nada más y nada menos que la chaqueta Elton de Joji Locatelli. Te recomendamos combinar Silky Kid con un hilo de grosor fingering como Tosh Merino Light de Madeline Tosh, Colori de BC Garn o Sock & Roll de Ovejita Be! Así seguro que aciertas.

 

Chaqueta Elton de Joji Locatelli, vía Ravelry

 

Chaqueta Elton de Joji Locatelli, vía Ravelry

 

Chaqueta Elton de Joji Locatelli, vía Ravelry

 

Un aviso a tejedoras: al ser una fibra tan delicada, requiere cuidados especiales de lavado y no está indicada para pieles sensibles. Aunque sea muy suave, su pelo puede ocasionar molestias.

La buena noticia es que los tejidos de mohair no se arrugan. Si te animas probar Silky Kid, crearás una prenda para toda la vida. Apúntate a lo último de lo último en fibras naturales y empieza a sentir su increíble suavidad.

Ashling Shawl de Veera Välimäki #melotejoparabcnknits

Os lo hemos contado otras veces. En Lalanalú somos unas chaladas de los chales. Kiara ya os explicó su historia de amor con el chal Swaye de Deanne Ramsay. Ahora me toca a mí y quiero hablaros de mi flechazo con el Ashling Shawl de Veera Välimäki. Esta diseñadora tan lalanalunera será una de las talleristas de Barcelona Knits y, como muchas de vosotras, tenía ganas de tejer algo especial para la feria.

 

Cuando vi el Ashling shawl me enamoré. El chal tiene un cuerpo tejido a punto bobo y un delicado calado en el borde. Me decidí por el tamaño pequeño, aunque existe otro más grande. Después del flechazo, sólo me faltaba el hilo adecuado para seguir con mi historia de amor. Aunque confieso que no sé qué fue antes si el patrón o la madeja. 

 

 

 

 

Quería tejer un chal con Nepal de Pascuali de color rojo. Y este par son tal para cual: como un Romeo y una Julieta del mundo tejeril. Ese hilo es ideal para tejer prendas de entretiempo. Una mezcla perfecta de algodón, ortiga y lino que le da mucha caída al chal y un punto de brillo muy lalanalunero. 

 

Me hace especial ilusión tener acabado este chal para Barcelona Knits, así podré recibir a Veera con uno de sus diseños sobre los hombros. También estará el equipo de Pascuali con sus ovillos y sus lanas. Así que podré lucir a mi amorcito por partida doble.

 

 

Si aún no te has decidido por un proyecto para el kal #melotejoparabcnknits, te lo recomiendo 100%. No soy nada celosa con este idilio. El patrón está muy bien explicado, es muy fácil de seguir y se teje a toda lana. Además es gratis. ¿A qué estás esperando? Descárgatelo aquí y ¡manos a las agujas y al flechazo! 

 

Eva

Deanne Ramsay: el chal Swaye o la reinvención del ganchillo

Atención, ganchillera: ¡este post es para ti! Ya sabes lo difícil que resulta encontrar diseñadores y patrones lalanaluneros para tejer a ganchillo. Por eso, voy a compartir contigo mi último gran descubrimiento. Es, nada más y nada menos, que tachán…. Deanne Ramsay: una diseñadora australiana que publica sus patrones como Addydae Designs y te dejará sin palabras.

Descubrí los diseños de Deanne mientras buscaba un patrón para tejer un chal de entretiempo. Como soy friolera, siempre llevo uno en el bolso preparado para protegerme del aire acondicionado y del viento. Esta vez, no quería hacer el tradicional modelo redondo o triangular. Me apetecía tejer algo distinto. Fue entonces cuando me topé con el patrón Swaye en Ravelry. Fue todo un hallazgo.

 

Chal Swaye de Deanne Ramsay, vía Ravelry

 

 

 

Hacer el menor esfuerzo para obtener un resultado óptimo disfrutando de cada punto del proceso. Es el lema de nuestra diseñadora de hoy. Como Deanne Ramsay es una madre muy atareada, ha encontrado la solución perfecta. Sus patrones combinan puntos básicos para crear formas innovadoras y poco habituales en los patrones de ganchillo. Además, siempre anima a las tejedoras a dar un toque personal a sus diseños, eligiendo colores alternativos o añadiendo otros puntos más elaborados.

Para tejer el chal Swaye, me decidí por el hilo Soft Silk de BC Garn, seda salvaje bourette 100%. Esta fibra es ideal para tejer un chal de entretiempo porque se adapta a la temperatura corporal en cualquier estación. Si eres calurosa, te recomiendo utilizar lino u algodón. Pero si ya estás pensando en proyectos para otoño, sin duda lo mejor es la lana. ¿Te cuesta decidirte? Ven a Lalanalú y te aconsejaremos sobre el hilo que mejor se adapta a tus necesidades lalanaluneras.

Volvamos al patrón. El chal Swaye es un proyecto de nivel intermedio. Tienes que saber identificar los puntos, tejer cadeneta, punto raso, punto bajo y hacer cambios de color. Las instrucciones son muy claras y está muy bien explicado. Lo que más me gusta es su formato alargado, trabajado con vueltas cortas. Recuerda mucho a las labores tejidas con estilo free-form. Yo opté por una versión un poco más larga y decidí añadirle unas vueltas lalanaluneras.

 

 

 

Los chales de Deanne Ramsay se inspiran en los patrones de punto de media y logran darle un punto muy original a sus diseños de ganchillo. Entre las creaciones de Addydae Designs también encontrarás gorros, cuellos y mitones, ropa infantil y algunas mantas de bebé. Además de los complementos, te recomiendo sus faldas o el jersey a rayas de manga larga terminado con mitones, Blurred Lines. Lo difícil será decidirse por uno de sus patrones. En palabras de Deanne, lo importante es que juntas demostremos al mundo lo maravilloso que puede ser el crochet. Si tú también quieres reinventarte, no esperes más a empezar tu chal Swaye.

Hetty: la última tentación de Eva

Estos días he estado con el Casal infantil, las clases personalizadas y la organización de Barcelona Knits y me ha quedado poco tiempo para tejer. Por eso, decidí salir a navegar por Ravelry hasta encontrar el patrón ideal para darme un capricho. ¡Y encontré toda una tentación! Hetty de Andi Satterlund es una chaqueta corta sin costuras, con nombre propio y un aire retro. Es perfecta para llevar sobre mis vestidos vintage cual pinup lalanalunera. Muy de mi estilo.

 

El diseño parece clásico: cuello redondo, punto calado y cierre con botones. Pero no hay que dejarse llevar por las primeras impresiones. Para darle un punto vintage, como a mí me gusta, solo hay que darle la vuelta y llevarla muy ajustada sobre un vestido o un conjunto de top y falda con vuelo. Si te decides por un hilo de color vivo para contrastar, comprobarás que ya estás preparada para ser la estrella del swing.

 

 

 

 

 

Yo en seguida pensé en los colores de Oceano de Rosários 4. Su composición, 70% algodón y 30% lana, le da el tacto y la caída que necesita. Y, precisamente, tenía unos ovillos amarillo reservados. Llegados a ese punto, ya sólo me quedaba coger mis agujas circulares ChiaoGoo y ponerme a la labor.

 

 

 

El diseño original es una talla pequeña, pero existen más grandes. Antes de empezar, debes tener en cuenta las medidas del contorno del torso para adaptarlas a las de tu pecho. Luego solo es cuestión de ponerse a tejer y de dejarse guiar. El cuerpo se teje de una sola pieza desde la espalda y continúas por los frontales. Se complica con las mangas pero sólo hay que seguir las instrucciones de Andi punto por punto y rematar con 8 botones. Yo los elegí de color menta porque me encanta la mezcla.

 

El broche final es el vestido. Una pieza hecha a mano de tela roja con topitos blancos y negros. Y ya estoy a punto para estrenar mi Hetty. Si te parece una combinación demasiado extremada, en Ravelry encontrarás más de 400 versiones para inspirarte. Y si te gusta el estilo de Andi tanto como a mí, visita su web Untangling Knots. Te volverás loca de atar, es apasionante.

 

Eva

Patrón bolsa de punto red al estilo Lalanalú

Practicar el consumo sostenible no es una moda. Se trata de una cuestión de principios. Por eso, en Lalanalú siempre te invitamos a revisar tu stash y a comprar lanas con sentido y sensibilidad. Afortunadamente, cada vez somos más los que usamos tote bags o bolsas reutilizables y nos olvidamos del plástico. Ahora, además, hemos creado el patrón de la clásica bolsa de punto red pero al estilo Lalanalú.

 

Para tejer esta bolsa tan sostenible y lalanalunera, sólo necesitas un ovillo de algodón Regata de Rosários 4, restos de hilos de tu stash y un ganchillo de 3 mm. Este patrón es un modelo muy versátil, pequeño, ideal para llevar en el bolso. Te irá genial para las compras de última hora o para llevarla al parque, a la montaña, a la playa o dónde te dé la lana.

 

 

 

 

Son muchas las tejedoras que crean sus propias bolsas personalizadas. Tú también puedes hacerlo y adaptar el patrón a tus necesidades. Teje un modelo más grande, alarga el asa y, si eres manitas y te gusta la costura, te invitamos a coserle un forro y añadir botones o una cremallera. Nos encantará verla.

 

Si ya eres una ganchillera experta y quieres llevar tu bolsa de punto red a otro nivel, atrévete a dibujar motivos con tapestry. En el libro Crochet Moderno de Molla Mills, encontrarás muchas ideas para inspirarte, acompañadas con gráficos y explicadas paso a paso.

 

Para generar menos residuos, los comercios ya han empezado a cobrar por las bolsas de plástico para concienciarnos un poco más. Medidas así parecen pequeñas pero son grandes porque nos ayudan a cuidar del medioambiente. Nuestro amor por los hilos y el sueño de vivir en un mundo forrado de ganchillo nos ha llevado a diseñar este patrón. Al compartirlo, queremos que lo tejas y que utilices esta bolsa como una pequeña acción en defensa de nuestro planeta.

 

Así que ya sabes: teje, comparte y difunde tu amor por la lana. ¡Y por un planeta mejor!

 

Patrón: Bolsa de red lalanalunera para ir a la compra, a la playa o dónde te dé la lana

Material
Hilo de Algodón Regata de Rosários 4 en dos colores
Ganchillo de 3 mm

Instrucciones

Puntos especiales

Punto red: (punto alto, cadeneta, salta un punto) *repite la secuencia hasta el final de la vuelta y termina con una cadeneta.

Punto garbanzo: (coge hebra, entra en el siguiente punto, coge hilo y sal)* repite esta operación 4 veces. Coge hilo y saca todas las hebras del ganchillo.

Punto entretejido en dos colores: (punto bajo, cadeneta, salta un punto)* repite la operación por toda la vuelta con el color A. En la siguiente vuelta, repite la misma operación con el color B, tejiendo los puntos bajos en los espacios de las cadenetas.

Color A
Teje 63 cadenetas. Comienza en la cuarta cadeneta desde el ganchillo, teje un punto alto en cada cadeneta hasta la penúltima cadeneta de la vuelta. Teje 3 puntos altos en esta última.

En la parte inferior de la cadeneta, continúa tejiendo puntos altos. Uno en cada punto, hasta el final de la vuelta. En el último punto, donde se encuentran las tres cadenetas de subida (el primer punto), teje dos puntos altos y cierra la vuelta con un punto raso en la tercera cadeneta.
Una vez completada esta vuelta, tendrás lista la base de la bolsa de red.

A continuación, empieza a trabajar con el punto red.
Después del punto raso, teje 4 cadenetas al aire, salta un punto y teje un punto alto. Continúa en punto red hasta el final de la vuelta. Cierra la vuelta con un punto raso y repite esta secuencia hasta que obtengas el tamaño de bolsa que quieras. Cierra la vuelta con un punto raso.

Acabado y asas

A partir de ahora tejeremos en redondo:
1ª vuelta: Un punto bajo en cada punto (color A).
2ª vuelta: (Cuatro puntos bajos en color A, un punto garbanzo en color B)* repite esta operación hasta el final de la vuelta y termina con un punto garbanzo.
3ª y 4ª vueltas: Un punto bajo en cada punto (color A).
5ª vuelta: 15 puntos bajos, 60 cadenetas, salta 30 puntos, 30 puntos bajos, 60 cadenetas, salta 30 puntos, 15 puntos bajos (color A).
6ª vuelta: Una vuelta de punto entretejido color A.
7ª vuelta: Una vuelta de punto entretejido color B.
8ª vuelta: Un punto bajo en cada punto y cierra con punto raso.

¡Tu bolsa de red ya está lista para estrenar!